El órgano de Santo Tomás ya suena en Palencia

El montaje en Avilés comenzará después de Semana Santa

YOLANDA DE LUISAVILÉS.
Dimensiones. El nuevo órgano de Santo Tomás tiene ocho metros de alto, cinco de ancho y 2,75 de fondo. ::
                             FEDERICO ACITORES/
Dimensiones. El nuevo órgano de Santo Tomás tiene ocho metros de alto, cinco de ancho y 2,75 de fondo. :: FEDERICO ACITORES

El próximo mes de abril comenzará a montarse en la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery el nuevo órgano. De momento ya se ha montado por primera vez en el taller en que se construye, Acitores, situado en Torquemada, Palencia. De esta forma se comprobará su funcionamiento y afinará al máximo todo el sistema para que el sonido esté a la altura de lo esperado del tercer órgano que tendrá el mayor templo avilesino. Una vez comprobado ese buen funcionamiento tocará volver a desmontarlo para su traslado a Avilés y el taller palentino espera que después de Semana Santa comience el montaje definitivo.

La iglesia de Santo Tomás contó desde sus orígenes, principios años del siglo XX, con un órgano de tubos. El primero fue construido en la prestigiosa casa parisina Cavaillé-Coll y destruido en los convulsos años treinta. Se trataba de un instrumento de tamaño moderado, pero con una gran calidad constructiva y sonora. Tenía dos teclados y unos quince juegos con unos 800 tubos.

El segundo órgano es el que sonó hasta el año pasado en el templo. Construido en la postguerra (1953), era un instrumento de mediana calidad y con escasos recursos sonoros. Ahora llegará el tercer órgano a la iglesia y lo hará gracias al impulso de un grupo de avilesinos que unidos en la Fundación Avilés Conquista Musical que en los últimos años han logrado convencer a particulares, empresas y distintas instituciones para lograr la financiación necesaria para hacer frente a la adquisición del nuevo instrumento, 486.000 euros.

El órgano que ya se prueba en Palencia es más completo y de mayores recursos sonoros. Tiene tres teclados manuales y un teclado pedalero. Cuenta con 46 juegos de voces y 55 registros con un total de 2.754 tubos sonoros. El mueble principal mide ocho metros de alto y cinco de ancho. Su peso supera las cinco toneladas. De hecho se están realizando obras de ampliación del coro de la iglesia para poder acoger el nuevo instrumento.

En cuanto al sistema de funcionamiento, este órgano tiene una transmisión de los teclados mecánica, mientras que la transmisión de los registros es eléctrica, comandada manualmente pero asistida por un combinador computerizado que puede administrar hasta 40.000 combinaciones diferentes de registros distribuidas en cinco bancos de memoria de 8.000 memorias cada uno. Ello permitirá que los diversos concertistas que vayan a utilizar el instrumento puedan tener sus combinaciones a salvo de la manipulación accidental de otros usuarios.

Comienza la cuenta atrás y en algo más de dos meses el órgano estará en pleno montaje en Avilés.