Un ciclista asturiano sobrevive a la tragedia del terremoto chileno

Juan Luis Tuñón inició en bici la ruta panamericana y la tragedia le cogió en Chile, ha sobrevivido y ahora necesita ayuda

EVA VÉLEZGIJÓN
Juan Luis Tuñón la víspera de su marcha hacia Argentina desde donde quería iniciar un recorrido en bicicleta atravesando América, desde la Patagonia a Alaska/E.C./
Juan Luis Tuñón la víspera de su marcha hacia Argentina desde donde quería iniciar un recorrido en bicicleta atravesando América, desde la Patagonia a Alaska/E.C.

La crisis económica golpea duro y lo hace con saña, pero más duro es que, huyendo de las maledicencias de la escasez, te agarre un terremoto y te golpee hasta sacudirte el alma de la aventura. Aventura que inició Juan Luis Tuñón, joven asturiano emigrado laboralmente a Madrid. La empresa en la que trabajaba no dio para más y se encontró con el finiquito encima de la mesa. Disponía de todo el tiempo del mundo para emplearlo en lo que quisiera y, como amante de la bicicleta, se propuso un viaje de 30.000 kilómetros a realizar en un año con 17 euros diarios de presupuesto, la ruta Panamericana dando pedal. Los destinos; Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos y Canada. 14 países en total y 14 experiencias a cada cual más excitante y que dio comienzo el pasado 13 de diciembre cuando, en Tierra de Fuego, en Ushuaia, su bicicleta se puso en marcha.La intención de Tuñón era elaborar un pequeño diario que iría publicando en la página web panamerikana.org. Todo transcurría más o menos según lo previsto hasta que, llegando a Chile, Tuñón fue víctima directa del terremoto y maremoto que asoló el país andino el pasado 27 de febrero. El ciclista se encontraba en la ciudad de Pelluhue, en un camping, y, de madrugada, la tierra tembló "como yo nunca pensé que se pudiera mover; la sensación de estar en un árbol que agitan desde la base. Me dio tiempo a ponerme los pantalones, coger el saco y salir corriendo. Mis vecinos del camping tenían coche y me dijeron que me subiera para escapar al cerro".

Eso fue todo, por el medio, la tierra se engulló sus escasas pertenencias, su bicicleta, sus alforjas, y hasta su ilusión. Pero no lo más importante, su instinto de supervivencia. Con la ayuda de amigos y con ese espíritu de solidaridad que enraíza en los seres humanos cuando la desgracia acecha, Tuñón ha conseguido llegar a Santiago de Chile, desde donde se ha comunicado, vía internet, para asegurar que sigue vivo y a la espera de saber qué hacer con su aventura iniciada. Por el momento, sus amigos en Asturias han organizado una plataforma vía facebook para recabar ayuda.

En manos de todos está que la ilusión de Tuñón pueda continuar, pero, lo más importante, Juan Luis sigue vivo y con el alma aún curándose de la tragedia vivida.

Fotos

Vídeos