La primera exposición de Francesca Thyssen en España desembarca en LABoral

La exposición 'Pasajes. Viajes por el híper-espacio', compuesta por una veintena de piezas de la colección privada de la hija del barón, ofrece una reflexión sobre la relación entre el sur humano y su mundo

EFE GIJÓN
La primera exposición de Francesca Thyssen en España desembarca en LABoral

LABoral Centro de Arte y Creación Industrial se ha vestido esta tarde de tiros largos. No era para menos. La primera exposicion de Francesca Thyssen, hija del barón Hans Heinrich, del que ha heredado su pasión por el arte, ha escogido el centro gijonés para mostar veinte obras de su colección privada englobadas bajo el título 'Pasajes. Viajes por el híper-espacio', un conjunto de coordenadas para comprender el entorno inmediato y reflexionar en torno a la relación del ser humano con el mundo que le rodea.

La muestra, que se ha inaugurado con la presencia del presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y la propietaria de la colección, Francesca Thyssen, permanecerá hasta el 21 de febrero de 2011 en LABoral Centro de Arte y Creación Industrial (Gijón).

Cada pieza ha sido seleccionada por su capacidad para provocar una reflexión sobre la relación entre el hombre y las cosas, según ha destacado la presidenta de la Thyssen-Bornemisza Art Contemporany (T-B A21), Francesca de Habsburgo-Lorena, hija del Barón Thyssen.

La coleccionista suiza presentó la exposición esta mañana, junto a la consejera de Cultura de Asturias, Mercedes Álvarez, en un acto que contó también con la directora de LABoral, Rosina Gómez-Baeza; el director de Relaciones Institucionales de Cajastur, César Menéndez Claverol, y los comisarios Benjamin Weil y Daniel Zyman.

"Pasajes" busca estimular un recorrido contemplativo en el que se reintroduce al espectador en el centro de la experiencia artística, "un viaje inmersivo a otra dimensión perceptiva que activa lo físico, lo sensual y lo cerebral".

El nombre de la muestra hace referencia a los numerosos "umbrales" que una persona cruza durante la vida.

A lo largo del paseo los visitantes se topan con un muro reconstruido cuyas piezas bailan en el aire, distintos retratos robot de una misma persona, instalaciones compuestas por cortinas y vídeos que relatan la opresión del asfalto.

Lo real se entreteje con lo virtual en una revisión de la rutina a través de la selección de algunas de las obras "más importantes y ambiciosas" de la colección Thyssen-Bornemisza.

Francesca de Habsburgo ha destacado la capacidad de LABoral para actuar como un "laboratorio de proporciones gigantescas" en el que experimentar con sus piezas y entablar un diálogo.

Además de reflexión, las piezas contienen guiños humorísticos sin cabida en el Museo Thyssen de Madrid, según ha lamentado la descendiente del barón.

Por su parte, Gómez-Baeza ha insistido en que el arte no puede entenderse como un fenómeno aislado, ya que recorre de un modo transversal los acontecimientos más cotidianos de la vida.

La exposición, que incluye talleres para fomentar la participación ciudadana, contiene obras de Murizio Cattelan, Florian Hecker, Olafur Eliasson, Carten höller, Sergio Prego y Pipilotti Rist, entre otros.