El alcalde entrega la Medalla de Oro de la Ciudad a la Escuela de Minas

Gabino de Lorenzo ha reconocido la lucha sostenida por parte del personal no docente, de los estudiantes y de los profesores de la escuela para que no fuese trasladada a otro campus universitario

EFE | OVIEDO

El alcalde, Gabino de Lorenzo, ha entregado hoy la Medalla de Oro de la Ciudad, máxima distinción que concede el Ayuntamiento, a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas, "institución académica que forma parte de las señas de identidad" de Oviedo.

Gabino de Lorenzo, ingeniero de minas, ha señalado durante el acto que esta "entrañable escuela" tiene cincuenta años y que la ciudad puede sentirse orgullosa de esta institución, parte del "brillantísimo historial universitario" de Oviedo y ha destacado que el Ayuntamiento llegó al acuerdo de concesión por unanimidad.

El alcalde ha comentado que el galardón hace "justicia", porque esta escuela ha dado profesionales que han desempeñado un papel fundamental en la industria asturiana, sobre todo en los sectores siderúrgico y minero.

Ha reconocido la lucha sostenida por parte del personal no docente, de los estudiantes y de los profesores de la escuela para que no fuese trasladada a otro campus universitario y no se cerrase el edificio actual de Oviedo, lo que a su juicio era una "decisión absurda e injusta".

En este sentido, De Lorenzo ha hecho hincapié en que la escuela es parte esencial del alma y del patrimonio de Oviedo, razón por la cual -ha declarado- los ovetenses "siempre defenderán su presencia en la ciudad".

Durante el acto también se han entregado los diplomas de fin de carrera a la cuadragésima quinta promoción de ingenieros superiores de Minas de Oviedo, a los que De Lorenzo ha querido animar a pesar de la "muy dura crisis" que ha calificado de "dificultad añadida".

El alcalde ha señalado que las promociones de antes eran absorbidas en su totalidad por la industria del acero y del carbón, sectores pujantes en España y en Europa, pero que ahora sería "impensable, porque siderurgia y minería tienen fecha de caducidad".

Ha dicho que este "futuro incierto" no debe disminuir las expectativas de estos profesionales, porque los sectores que mueven hoy la economía -las tecnologías de la información y de la comunicación, las energías renovables y la sostenibilidad, entre otros- también necesitan ingenieros.

Gabino De Lorenzo ha añadido que los ingenieros de la escuela ovetense tienen "más futuro que pasado, por brillante que éste haya sido" y que además cuentan con una "marca positiva para toda la vida", dado que han sido formados con el espíritu de esta escuela, basado en el rigor, compromiso y exigencia que marcará sus códigos de conducta.

Ha comentado que estos profesionales están capacitados para "trabajar duro y auto-exigirse" y ha bromeado diciendo que si las cosas se ponen difíciles, siempre quedará la política y que "un compañero suyo lleva veinte años de alcalde y espera quedarse alguno más".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos