Ribadesella abre el 'Paraíso Rupestre' de Tito Bustillo

Hoy se inauguró el Centro de Arte Rupestre, que aspira a alcanzar las 150.000 visitas al año

EFE , RIBADESELLA

El 'Paraíso Rupestre' de Asturias, un proyecto que trata de poner en valor numerosas cuevas del oriente del Principado que albergan restos paleolíticos, ha tomado hoy su impulso definitivo con la inauguración en Ribadesella del centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo.

La cueva de Tito Bustillo se encuentra entre los conjuntos rupestres paleolíticos más importantes de la Cornisa Cantábrica y en julio de 2008 la UNESCO lo incluyó en el listado de patrimonio mundial junto a otras cuatro cuevas asturianas (El Pindal, La Peña de Candamo, Llonín y La Covaciella) y nueve más de Cantabria y el País Vasco.

El museo abierto hoy es el más costoso y ambicioso de los trece equipamientos culturales y centros que el proyecto "Paraíso Rupestre" contempla en otros tantos municipios del oriente de Asturias: Amieva, Cabrales, Cangas de Onís, Caravia, Llanes, Onís, Parres, Peñamellera Alta, Peñamellera Baja, Piloña, Ponga, Ribadedeva y Ribadesella.

Junto al Centro de Tito Bustillo, el otro gran equipamiento que va formar parte de este proyecto y que va a acometer directamente el el Principado va a ser el Centro de Interpretación del Neandertal (Piloña) que pondrá en valor la cueva del Sidrón.

Junto a ellos, los equipamientos de ámbito municipal que integran el Paraíso Rupestre son la Puerta de los Desfiladeros (Peñamellera Baja); el Centro de Interpretación de la Cueva de Llonín (Peñamellera Alta); la Casa de los Pintores de Cuevas (Cabrales); el Aula de Interpretación del Idolo de Peña Tú (Llanes) y el Aula de Interpretación del Hábitat Rupestre (Amieva).

El Centro de Interpretación de los Bosques Antiguos (Ponga); el Centro de Interpretación de la Fauna Glaciar (Onís); el Museo del Sella (Arriondas); el Campamento de los Pescadores de la Prehistoria (Cangas de Onís); ; el Centro de Interpretación de la Cultura Castreña del Oriente de Asturias (Caravia) y el Centro de Interpretación de la Cueva del Pindal (Ribadedeva) completan los 13 equipamientos previstos.

De ellos, sólo han visto la luz los de Onís, Amieva, Llanes y Ribadedeva.

En cuanto al nuevo Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo será gestionado por la empresa pública Recrea, que aspira a alcanzar un nivel de visitantes similar al que tiene actualmente el cercano Museo del Jurásico de Colunga, que ronda las 150.000 visitas al año y que es el equipamiento cultural más visto de la región.

La cueva de Tito Bustillo, que es visitada al año por unas 20.000 personas, continuará abierta y podrá visitarse junto al Museo que hasta el día 28 de marzo celebrará una jornada de puertas abiertas.