La Unión de Consumidores acusa a los constructores de intentar "matar al mensajero"

Dacio Alonso cifra en más de 100 millones de euros la cantidad que los constructores y promotores tendrían que devolver a los compradores de viviendas por el concepto de plusvalía y anuncia una segunda campaña informativa

EFEOVIEDO

El presidente de UCE-Asturias, Dacio Alonso, ha cifrado en más de 100 millones de euros la cantidad que los constructores y promotores tendrían que devolver a los compradores de viviendas por el concepto de plusvalía.

Alonso ha ofrecido este dato durante la rueda de prensa en la que ha comparecido para rechazar la "insólita propuesta" de la Confederación Asturiana de la Construcción y Asprocom de "disolver" la UCE con el "único fin de impedir que los ciudadanos recuperen lo que pagaron de forma ilegal y abusiva al comprar su vivienda".

Ha precisado que el cobro de la plusvalía al consumidor, que ya acumulaba cientos de sentencias judiciales en Asturias en las que quedaba liberado de ese cargo, ha sido una "conquista" ya que "obligaba a devolver lo que se había pagado de forma indebida durante los últimos 15 años".

Según ha agregado, recientemente, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que "da la razón a la Audiencia Provincial asturiana, haciendo constar que la plusvalía tendrá que abonarla el promotor.

En el contexto de este litigio, Alonso ha asegurado que la patronal ha intentado "matar al mensajero" al presentar posteriormente una demanda judicial en la que solicitaba la disolución de UCE-Asturias, cuya petición ha basado en que los estatutos de este colectivo "no estaban actualizados a la Ley General de Asociaciones".

"En realidad, lo que ocurre es que UCE les está haciendo mucho daño porque está diciendo a los ciudadanos que tienen derecho a la devolución de esa cuantía que han pagado por plusvalía, que en el caso de Oviedo supone una media de 1.500 euros por vivienda", ha dicho.

Alonso ha destacado los términos recogidos en el auto dictado por el Juzgado número 2 de Oviedo, que ante la denuncia de la patronal de la construcción ha declarado que la causa queda "sobreseída" porque CAC y Asprocom "no tienen legitimidad para pedir la disolución" de esta asociación de consumidores.

"Ahora iniciaremos una segunda campaña informativa", ha anunciado el presidente de UCE-Asturias, que ha ratificado su deseo de "combatir estas presiones inaceptables", y cuya conquista se plantean "extender" al resto de España desde el "respeto absoluto" a la patronal de la construcción pero "sin ceder un ápice en la reclamación".

En el periodo entre los años 1997 y 2007, ha subrayado, se han construido en el Principado cien mil viviendas.

Alonso ha apuntado que el pronunciamiento judicial que desestima la reclamación de CAC y Asprocom "no les va bien" a los intereses de la patronal, si bien sostiene que tienen que "aceptarlo" y "asumir su responsabilidad, conscientes de la situación de crisis".