Un líder tranquilo para el nuevo SOMA

Su formación técnica imprime un carácter práctico a sus decisiones y se declara enemigo radical de intrigasy maquinaciones

ENRIQUE ARENAS , GIJÓN
Un líder tranquilo para el nuevo SOMA

Ex trabajador de Ensidesa y de la empresa gijonesa Luminosos Ales, José Luis Alperi Jove se convertirá el próximo viernes en el nuevo líder del SOMA-Fia-UGT, en sustitución del histórico José Ángel Fernández Villa, que presentó su dimisión en abril por motivos de salud. Ingeniero técnico industrial, ingresó en Hunosa en 1998 como electromecánico del pozo Sotón y en la actualidad trabaja en los talleres de Santa Ana, que la compañía minera tiene en El Entrego. Entre 2010 y 2013 ocupó el cargo de secretario de Organización y Comunicación del sindicato minero en la última ejecutiva liderada por Fernández Villa.

El nuevo líder sindical emergió en el universo del SOMA en el V Congreso Regional del sindicato, que se celebró en Mieres en diciembre de 2010. Allí se convirtió en el segundo hombre fuerte de la agrupación al encargarle Fernández Villa la secretaría de Organización de la nueva ejecutiva, en detrimento del que hasta entonces había sido el delfín, José Armando Fernández Natal, Mandi. Allí empezó la carrera de Alperi, que no estuvo exenta de dificultades, especialmente cuando en el verano de 2012 tuvo que afrontar la gran huelga de la minería del carbón por el recorte de las subvenciones a la extracción del mineral autóctono. Marcha a pie a Madrid, encierros en los pozos, movilizaciones y paralización total de la minería, con la frustración de no lograr resultados, forjaron los difíciles pasos de Alperi como número dos del SOMA. Previamente había preparado y llevado a cabo la fusión con la federación de Alimentación.

Sus próximos dicen que es «tímido y discreto», pero él se reconoce más en la segunda acepción que en la primera. También se asegura que es un «enemigo acérrimo» de intrigas y maquinaciones y que siempre «llama al pan, pan y al vino, vino». Su formación eminentemente técnica le lleva a imprimir un carácter práctico a sus decisiones, que «aplica con mucho sentido común».

Hasta su llegada a la secretaría de Organización y Comunicación sólo había realizado trabajos técnicos y colaboraciones para el sindicato. A partir de ahí pudo comprobar en sus carnes y desde dentro que el sustituto de Villa no podía tener dependencia alguna del pasado, es decir, del denominado núcleo fuerte, formado mayoritariamente por prejubilados que en algunos casos están en la ejecutiva desde los años 80. Esa exigencia de tener «las manos libres» fue lo que impidió la confirmación de Carretero como sucesor de Villa y luego que el propio Alperi se negase a aceptar la propuesta poco antes del fallido congreso de mayo. Sabía sobradamente que si aceptaba quedaría preso de los integrantes de la vieja guardia. Ahora cuenta con los apoyos de los nuevos cuadros del sindicato (30-35 años de media) que ya no admiten ser tutelados permanentemente por los prejubilados. Para este grupo emergente de poder en el Soma el perfil de Alperi es clave. Moderado, valiente, afable, de fácil trato, honesto, honrado y cercano a los trabajadores, que conoce muy bien el sector y también, y muy importante, que es joven, según dicen los que apuestan por él. Quedaba entretejer los acuerdos con la vieja guardia y ahí destacó su espíritu conciliador y su carácter de hombre tranquilo, dialogante y conciliador.

José Luis Alperi nació en Oviedo en 1970, está casado y tiene un hijo, que se llama Enol. Vive en Cuturrasu, en Langreo. Estudio la Educación General Básica (EGB) en el colegio de Lada y después se matriculó en Formación Profesional en el Instituto Politécnico de La Felguera, en donde consiguió la titulación de técnico especialista en Máquinas Eléctricas. Posteriormente se trasladó a Gijón para matricularse en la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial, la antigua peritos de la calle de Manuel Llaneza.