Muere el pintor Antonio Suárez

Fundador de El Paso, el gijonés falleció en Madrid a los 90 años

PACHÉ MERAYOGIJÓN
Muere el pintor Antonio Suárez

Antonio Suárez, para muchos uno de los mayores representantes del arte español del siglo XX, recordado fundador del Grupo El Paso, y uno de los clásicos de la amplia nómina de la pintura abstracta española, falleció ayer en Madrid. Suárez, que había cumplido en enero los 90 años, había nacido en Gijón, 26 días después de dar comienzo el año 1923. Inició su relación con el arte en el estudio del arquitecto gijonés Antonio Álvarez-Hevia (1909-1986), donde tuvo por compañero y cómplice artístico a Joaquín Rubio Camín (1929-2007), en aquel entonces ya emergente pintor y escultor.

Animado por Evaristo Valle (1873-1951) y Nicanor Piñole (1878-1978), organiza junto a Camín y al periodista Arcadio Baquero (1925-2005) el I Salón de Navidad de Gijón en el año 1948. Ese mismo año, Antonio Suárez entra en contacto con Escuela de Madrid, dos antes de poner fecha a su primera obra abstracta, en 1950. En el 1951, se marcha a París. Ahí comienza su aventura internacional, que abandona pronto. A los pocos años vuelve a España, ya como un artista de amplios registros que añade a su producción pictórica la realización de murales y vidrieras, de las que Asturias da ahora cuenta histórica. Y no solo es testigo de su capacidad creadora su tierra natal. También la Universidad Autónoma de Madrid, la Escuela Oficial de Idiomas de Barcelona y el centro cultural del Centro Asturiano de México D.F., por poner un par de ejemplos. En El Principado su arte mural se puede observar en el Banco Bilbao Vizcaya de Oviedo y Gijón, el Ayuntamiento de Luanco o la Escuela de Ingenieros Industriales de Gijón. Su mano también está detrás de las vidrieras de la Facultad de Letras de la Universidad de Oviedo, del Oratorio de la Escuela Industrial de Gijón, del Palacio de los Deportes de Oviedo o en el pavimento del Paseo de los Álamos en el Campo San Francisco en Oviedo.

Suárez realiza una pintura de resultados abstractos pero de base figurativa. Cromáticamente, evoluciona de los tonos oscuros de su etapa en El Paso, hasta los colores luminosos y suaves posteriores. Su pintura, siempre emotiva, transmite desde los postulados del informalismo un discurso plástico interiorizado.

Su obra forma parte, entre otras, de las colecciones del Museo de Bellas Artes de Asturias, el Reina Sofía, el de Arte Contemporáneo de Barcelona, la Universidad de Oviedo, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y los museos de Sevilla, San Francisco, Bilbao, Leverkusen y Austin.

Fotos

Vídeos