Marco Magoa estrena en El Cairo

El creador gijonés regresa a la capital egipcia con ‘Zenocrate and Zenobia’

M.F. ANTUÑAGIJÓN
Marco Magoa estrena en El Cairo

Vuelve a El Cairo, una ciudad sumida en la violencia, y lo hace con una valiente reflexión sobre la violencia y el poder. Marco Magoa (Gijón, 1972), actor y director teatral, dramaturgo y también cantante, regresa a la capital egipcia con una performance que es casi una obra de teatro y que lleva por título Zenocrate and Zenobia. (The exiled). Coproducido por la Embajada de España y el British Council se estrena el miércoles en el Teatro Tawabet. Antes de esta cita, Magoa ya tuvo oportunidad de presentar Bodas de sangre en 2011 y el pasado año un montaje con textos de Ángel González y José Hierro.

«Esto es casi un milagro», advierte Marco Magoa desde El Cairo, una ciudad que se acuesta con toque de queda y y en la que hoy mismo comienza el juicio a Mursi. No está en su mejor momento el país, y de ahí las dificultades para este creador que domina la lengua árabe para poner en pie este proyecto en el que une a dos grandes talentos casi coetáneos y les añade palabras de su propia cosecha. Tamburlaine de Chistopher Marlowe y La gran Cenobia de Calderón de la Barca son la inspiración. Cada una aborda un tipo de mujer diferente: la que viven a la sombra de un hombre violento léase las esposas de Franco, Gadafi, Al Asad y de la mujer valiente y poderosa en sí misma. Dos mujeres diferentes y un fin único: «Hablar del poder y de las estrategias violentas para mantenerse en el poder», afirma Magoa, quien sostiene que es precisamente ahora «el momento» de abordar en Egipto esta temática.

A finales de agosto se puso en marcha esta performance de 55 minutos de duración en el que la mayor parte del texto es en árabe pero también se recita una pequeña parte en castellano antiguo e inglés. Tiene, además de esas palabras, videoproyecciones, música, danza. Y un elenco artístico muy especial. A Tamburlaine, el protagonista, le da vida Amer Darwish, un actor con parálisis cerebral. «Camina lentamente y habla con dificultad, pero intelectualmente es muy inteligente», apunta el director. Le conoció hace tiempo y siempre quiso trabajar con él. Ahora llega el momento. «Tiene unas escenas increíbles, un monólogo sobre el uso de la violencia y la ambición espectacular», detalla Magoa.

Esta representación, que se realizará en el único teatro experimental de El Cairo una nave industrial convertida en espacio escénico que en esta ocasión recibirá al público vacía y sin gradas tiene programadas dos funciones, pero la idea con la que nace es viajar a otros puntos de Oriente Próximo como Líbano o Jordania. Mientras llega ese momento, Magoa y su teatro4m tienen en stand by otro proyecto que hubo de postponerse hasta 2014 junto a la Embajada de Brasil dedicado a la poesía de ese país del siglo pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos