Inaugurado el tramo Otur-Villapedre de la A-8

El trazado, en el que se han invertido 76,2 millones de euros, mide 9,3 kilómetros

ELCOMERCIO.ESREDACCIÓN
Inaugurado el tramo Otur-Villapedre de la A-8

Asturias ha cerrado hoy su conexión por autovía con Galicia tras la puesta en servicio del tramo Otur-Villapedre de la Autovía del Cantábrico (A-8) , un trazado de 9,3 kilómetros en el que se han invertido 76,2 millones de euros y que ha sido inaugurado por la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Pastor y el presidente del Principado, Javier Fernández, han descubierto el hito conmemorativo de la inauguración de un trazado de gran complejidad técnica cuya tramitación administrativa comenzó hace diecinueve años hasta acabar siendo el último tramo en entrar en servicio de los 107 kilómetros de recorrido de la A-8 desde la zona central del Principado hasta el límite con Galicia.

Según ha anunciado la ministra, en enero está prevista la inauguración de otros dos tramos pendientes de la A-8 en Lugo, que han sufrido un ligero retraso por el derrumbe de un tablero lo que ha impedido que entren en servicio a la vez que el inaugurado hoy.

A lo largo del próximo año se inaugurará además, según Pastor, el tramo Pendueles-Unquera, que conecta Asturias con el límite de Cantabria, del que una parte se abrirá en verano y el resto a final de 2014 si no surgen complicaciones con lo que, un cuarto de siglo después del inicio de las obras, estarán finalizados los 233 kilómetros de la Autovía del Cantábrico en el Principado.

"Es la culminación de una infraestructura tan importante como la A-8 para Asturias, Cantabria y Galicia, que es como la obra del Escorial, pero que finalmente se va a abrir para bien de todos", ha señalado la titular de Fomento, que ha incidido en que su departamento ha cumplido los plazos para ejecutar el nuevo tramo.

Pastor ha señalado que el tramo abierto hoy, que se vio paralizado por una denuncia vecinal sobre el trazado, es uno de los más complejos de la A-8 y constata el "compromiso" del Gobierno con la finalización de las principales infraestructuras asturianas, la Autovía del Cantábrico y la variante ferroviaria de Pajares.

El resto de obras pendientes, como la A-63, que comunica el centro de la región con la comarca suroccidental, irán al ritmo que marque la disponibilidad de recursos presupuestarios dado que el momento económico "no es el mejor", pero, pese a ello, Fomento ha destinado en los tres últimos años unos 300 millones de euros de inversión en cada ejercicio a las infraestructuras asturianas.

Para el presidente del Principado, Javier Fernández, el tramo abierto al tráfico hoy es una infraestructura "troncal y básica" para la región y supone "una muy buena noticia" para la comarca occidental de Asturias "que ahora debe aprovechar las oportunidades que da para su desarrollo".

Tras admitir que la ejecución había cumplido los últimos plazos dados por Fomento, Fernández ha solicitado la misma "seriedad" pese a las "estrecheces presupuestarias" para la conclusión de otras obras importantes para la región como la A-63, los accesos al puerto de El Musel o la variante ferroviaria de Pajares, que posibilitará la llegada de la alta velocidad a Asturias.

Entre los contratiempos que ha sufrido el tramo de autovía inaugurado este lunes destacan las inundaciones registradas en la zona en junio de 2010 tras un temporal de lluvia obligaron a derruir un tramo de la N-634 que discurre por las inmediaciones de la autovía lo que obligó a que, desde entonces y a la espera de la apertura de la A-8, el tráfico se desviase por el antiguo trazado de la carretera nacional en cuya rehabilitación hubo que invertir 2,3 millones de euros.

El tramo Otur-Villapedre, que ha supuesto una inversión de 8,15 millones de euros por kilómetro, fue adjudicado en diciembre de 2008 por 53 millones de euros, con un plazo de ejecución de veintitrés meses, y permitirá reducir el tráfico que actualmente circulaba por el trazado de la N-634 estimado en unos 12.000 vehículos diarios de los que en torno al 20 por ciento corresponde a tráfico pesado.

El recorrido, que discurre por los municipios de Navia y Valdés y evita la travesía por las poblaciones de Otur y Villapedre a través de la N-634, incluye dos túneles de 290 y 155 metros y de un viaducto de 592 metros para salvar el río Barayo que discurre a un altura máxima de 70 metros sobre el cauce fluvial.

El segmento que hoy se estrena está llamado a absorber el tráfico de la N-634, que en Otur alcanza los 11.796 vehículos diarios de los que entre el 15 y el 20% son camiones, según los últimos registros de Fomento. La proporción de vehículos de gran tonelaje se explica por movimiento de madera que lleva asociado la presencia de las factoría de Ence en Navia así como los camiones-cisterna que buscan a Reny Picot en la parroquia de Anleo.

El beneficio a los usuarios es claro y tiene números. Según los estándares europeos, cuando uno conduce por motivos de trabajo aprecia en 5,6 euros que el trayecto se acorte en diez minutos. Si la reducción se produce en un viaje de ocio, la prisa es menor y el valor económico mengua hasta 1,2 euros. Aplicados ambos ratios al tráfico actual, resulta que el beneficio social que aportará el nuevo tramo se estima entre 5,1 y 24,1 millones al año.

Esto atendiendo sólo al ahorro de tiempo. Para visibilizar todas las ventajas de la infraestructura hay que mencionar la situación de El Bao, próximo a la desembocadura del río Barayo y que se convirtió en la 'zona cero' de las inundaciones de 2010. Aquellas avenidas obligaron a la voladura de un tramo de la Nacional y la solución transitoria que vino después obliga a la convivencia de camiones, coches y peregrinos del camino de Santiago en una franja demasiado estrecha.

La Nacional a la que releva el tramo conecta en Navia los núcleos de Polavieja, Puerto de Vega, Villapedre, Anleo y Piñera, mientras en Valdés hace lo propio con La Montaña y Otur. La población más directamente afectada por el tramo ronda los 23.000 habitantes. Antes de lanzar las obras, los ingenieros estudiaron la evolución de esta porción de la Marina Occidental asturiana, constatando que la tendencia es a perder población pero no vehículos de motor, y que el crecimiento económico «es positivo aunque inferior a la media nacional».

El provecho económico y de seguridad de Otur-Villapedre irá aumentando con el paso del tiempo, o al menos eso es lo que esperan los ingenieros que trabajaron para esta infraestructura. En el proyecto constructivo los especialistas calculaban que en el año 2020 la vía será utilizada por casi 20.000 vehículos diarios, alcanzando los 24.200 una década más tarde. Parece mucho movimiento, pero cabe recordar que las circulaciones en la zona ya se duplicaron entre los años 1988 y 2002.

Las expectativas justificaban así lanzar una obra que Fomento ofertó a mediados del 2008 a un precio inicial de 93,6 millones y un plazo de trabajo de 25 meses. La propuesta presentada por Ferrovial y la asturiana Oca se impuso en aquella subasta, al comprometerse a ejecutar el tramo en 23 meses y por sólo 61,4 millones (IVA incluido). Parecía así que el ministerio iba a ahorrarse más de 30 millones, pero como es habitual, las condiciones iniciales terminaron sufriendo modificaciones. Así, la inauguración de hoy llega tres años más tarde del plazo firmado en el primer contrato y, según la web de Fomento, el presupuesto en vigor de la obra remontó hasta los 67,1 millones.

Seis ministros al frente

Los imprevistos no resultan extraños en un proyecto cuya tramitación administrativa inició Fomento el 6 de mayo de 1994. Han pasado por tanto más de 19 años y seis ministros distintos. Josep Borrel inició las gestiones, con Rafael Arias-Salgado se aprobó el Estudio Informativo, la redacción del proyecto avanzó con Francisco Álvarez-Cascos, Magdalena Álvarez hubo de replantearlo forzada por una sentencia de la Audiencia Nacional, con José Blanco las máquinas empezaron a trabajar y esta tarde será Ana Pastor quien ponga el broche tras sostener la inversión durante su tiempo al frente de Fomento.

El presidente del Principado, Javier Fernández, tiene previsto acompañar a la ministra durante el evento. El reencuentro se produce después de que a principios de octubre Pastor pusiera en servicio el tramo San Roque-Pendueles teniendo a Belén Fernández como representante del Ejecutivo regional. La consejera de Fomento trasladó entonces a la ministra una memoria de agravios, recordando la caída de la inversión que adelantan para 2014 los presupuestos del Estado y los incumplimientos que acumulaban los contratos de la variante de Pajares.