Las familias de las Ursulinas protestan por el despido de un profesor que denunció una obras por ilegales

El docente había denunciado la presunta ilegalidad de las obras acometidas en el colegio | Los alumnos se niegan a entrar a clase y aseguran que es una venganza

AZAHARA VILLACORTA
Las familias de las Ursulinas protestan por el despido de un profesor que denunció una obras por ilegales

Las familias del Colegio de las Ursulinas (hoy Montedeva) se han concentrado durante toda la mañana de hoy a las puertas del centro educativo de Ceares en protesta por el despido de uno de sus docentes a raíz de una denuncia publicada por EL COMERCIO el pasado mes de enero.

En un comunicado emitido por la AMPA, las familias muestran su «tristeza» por el despido de Luis Alberto Picatoste, «un estupendo profesor y una buena persona».

Este docente había denunciado la presunta ilegalidad de las obras acometidas en el centro educativo, cuya dirección alega que la decisión se debe «a varias acusaciones o calumnias que la titularidad considera que dañan la imagen de Alter Vía», la empresa que gestiona el centro desde la marcha de las religiosas.

«Queremos recordar que este es un hecho singular, porque en toda la historia del colegio nunca se había despedido a un trabajador», subrayan padres y madres, que explican, además, que se trata de un docente «preocupado por la seguridad» del alumnado y de los profesionales que desarrollan su labor en el centro educativo.

«Nos preocupa el transcurso de los hechos, no podemos creer que las razones últimas del despido sean sólo debidas a calumnias, más parece una justificación y una reacción a la actitud de denuncia que Luis Alberto mantiene», cargan, y confían que «este acto de autoridad no sea el final de proceso» y que «Alter Vía reflexione» y «no olvide que la responsabilidad de haber acometido obras sin permisos es solo suya», y que «el derecho a la duda sobre la seguridad, la crítica o la denuncia de hechos cuando se constata que, tras la primera obra, se precisa reforzar toda esa zona, sin licencia nuevamente, es legítima».