Los alumnos críticos 'entierran' a la Universidad

Integrantes de las asambleas de estudiantes que protestan contra los recortes en la educación superior, escenifican el funeral de la institución en un acto universitario oficial

JOSÉ L. GONZÁLEZ , GIJÓN
Los alumnos críticos 'entierran' a la Universidad

Los alumnos críticos de la Universidad de Oviedo que protestan por el "cierre" de una biblioteca en el campus de Gijón y por los recortes en la educación superior en general, ruegan una oración por el alma de esta institución. Lo hacen porque, a su entender, la Universidad "ha fallecido a los 406 años de edad" después de tener que lidiar con varias enfermedades presupuestarias y de gestión que llegaron a acabar con su vida. Este colectivo asambleario lo ha dejado claro esta mañana en el mismo campus gijonés, donde se celebraba el 'Día de la Divulgación Tecnológica', un acto en el que se han colado para oficiar su particular funeral.

Vestidos de negro riguroso, con pancartas en las que se podían leer algunas de las razones por las que, a su entender, se ha materializado la muerte de la institución, los estudiantes se han dedicado a repartir esquelas en las que se podían leer sus argumentos. "La Universidad ha muerto de frío porque no tenía calefacción, desahuciada por las subidas de las tasas, de vieja porque no contrataban profesores", señala la octavilla.

El conflicto de los estudiantes lleva ya más de un mes de desarrollo. Son más de cuarenta los días que hace que un grupo de jóvenes pertenecientes a esta institución permanecen encerrados en una biblioteca del Campus de Gijón y otras asambleas de la Universidad apoyan esta y otras reivindicaciones contra los recortes con actos como el protagonizado esta mañana o el que ayer tuvo que sufrir el propio rector, Vicente Gotor, al que alumnos disfrazados del 'Cobrador del Frac' persiguieron en un acto oficial.

Los alumnos, según reza la esquela que repartieron esta mañana, sostiene que la Universidad ha muerto "tras una larga agonía, torturada hasta su muerte por unos gestores criminales cuyo deber era defenderla". La defensa por la que claman los estudiantes hace referencia a diversas decisiones que, creen, no han tenido el rechazo suficiente por parte de los responsables de la institución. Un ejemplo es la "falta de contratación de profesores", una medida que desde el Rectorado se justifica como una imposición del Gobierno central y que los alumnos consideran que "esclaviza" a la institución "por la sobrecarga docente".

El recorte en los recursos para investigación tampoco se libra de las críticas de los jóvenes, una medida que, consideran, deja "desfasada" a la Universidad. También están en su diana las críticas por el precio de las matrículas o la "falta de becas". A pesar del corolario de lo que consideran problemas mortales para la institución, los alumnos advierten del que "la comunidad educativa no la olvida, sigue llorando por ella y tratando de revivirla".