Estudiantes de la Universidad de Oviedo entran en el Edificio Histórico al grito de "Gotor, dimisión"

Bajo el lema 'Por una universidad del pueblo y para el pueblo', los jóvenes han pedido "una educación pública y universal, abierta, para todas y todos"

ELCOMERCIO.ESOVIEDO
Estudiantes de la Universidad de Oviedo entran en el Edificio Histórico al grito de "Gotor, dimisión"

Más de doscientos estudiantes de la Universidad de Oviedo han entrado este jueves en el claustro del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo al grito de "Gotor, dimisión". De esta forma, pidiendo la dimisión del rector de la Universidad, Vicente Gotor, los estudiantes finalizaban una manifestación que ha recorrido este jueves buena parte de Oviedo.

Los universitarios han reprochado a Gotor que "no dé la cara" y le han acusado de no querer ni atreverse a escucharles. "No es la primera vez que lo hace", ha dicho una portavoz.

A su juicio, el episodio del cierre de una biblioteca en el Campus de Gijón, por el que compañeros llevan 63 días de encierro en señal de protesta, no es más que un episodio más de las "lamentables" condiciones de la Universidad, donde los estudiantes tienen que sufrir además las consecuencias de goteras o las falta de calefacción.

Han lamentado la inacción de Gotor frente a todas esas circunstancias. "Queda claro de qué lado está", han lamentado. "Gotor, dimite, el pueblo no te admite", han coreado.

Los estudiantes portaban pancartas con lemas como 'Temblad, malandrines privatizadores', 'En defensa de la educación pública' o 'Si queréis esclavos, tais acabaos'.

Algunos de los manifestantes mostraron abiertamente su disposición a ocupar el Rectorado. Mientras, en la parte final de la manifestación, los estudiantes se divertían con una 'perfomance' de su propio superhéroe, que se autodenomina 'Superpública' y que "lucha" en defensa de una universidad "pública, de calidad y laica".

La protesta llega tras numerosas protestas de los estudiantes desencadenadas, entre otros aspectos, por la decisión de suprimir una biblioteca del campus de Gijón, además de los numerosos ajustes llevados a cabo en los últimos años por las limitaciones presupuestarias que afronta la Universidad. Además, de protagonizar varias sentadas y caceroladas, el pasado 18 de marzo protagonizaron un entierro simbólico de la institución, con ataúd y esquela incluidos, y el día anterior, alumnos disfrazados del cobrador del frac persiguieron al rector, Vicente Gotor, en un acto. Los estudiantes también dejaron oír sus quejas durante la conferencia de Ferrán Adrià , en la que un grupo de jóvenes mostró una pancarta en la que se podía leer: "Esta Universidad se queda sin ingredientes: bibliotecas, fotocopiadoras, becas, calefacción, investigadores, personal y un largo etcétera". La pasada semana, el rector aplazó una reunión para abordar la problemática del cierre de la biblioteca del Edificio Polivalente del Campus de Gijón porque "el clima que había no era precisamente de diálogo", según explicó más tarde el vicerrector de estudiantes, Luis Rodríguez

La Universidad cifra en 190 millones su presupuesto para 2014 , siete menos que el actual. Esto, pese al crédito extraordinario que permtió aumentar el presupuesto en 3,8 millones. El rector, Vicente Gotor, recordó que su petición a la Consejería de Educación se elevaba a «cerca de cuatro millones, pero me conformo con estos 3,8, porque me permiten confeccionar un presupuesto, aunque sea austero». Este crédito llegó para evitar la necesidad de "adoptar medidas drásticas en materia de personal".

La protesta de hoy llega también tras una tensa reunión entre Gotor y el Principado a causa de las convocatorias de examen. Ambas instituciones mantienen una discrepancia desde hace años sobre el punto que señala que las seis convocatorias de examen existentes por asignatura se contabilizan se presente o no el alumno a examen. El vicerrector mantiene que es una norma excesivamente rígida que no beneficia a nadie, toda vez que causa trastornos a los estudiantes y al propio funcionamiento de la Universidad, y que, al presentarse los alumnos a examen sin estar preparados, perjudican más que ayuda a la institución a la hora de establecer las tasas de éxito.