El Principado alerta del riesgo de que la pobreza infantil se vuelva crónica en Asturias

La consejera de Bienestar Social destaca que aunque las cifras son mejores que en el resto de España el número de niños en esta situación "está aumentando"

EUROPA PRESS , OVIEDO
El Principado alerta del riesgo de que la pobreza infantil se vuelva crónica en Asturias

La consejera de Bienestar Social y Vivienda, Esther Díaz, ha destacado este lunes la amplia participación de todos los agentes implicados, entidades y profesionales, en el III Plan Integral de Infancia y Adolescencia del Principado de Asturias 2013-2016, que está dotado con 241,4 millones de euros y recoge también aportaciones realizadas por menores y adolescentes.

La titular de Bienestar Social ha comparecido este lunes junto con el director general de Políticas Sociales, Enrique Rodríguez Nuño, y la directora general del Instituto Asturiano de la Mujer y Políticas de Juventud, Carmen Sanjurjo, en la Junta General del Principado, para exponer los detalles del plan, basado en los principios de la Convención de los Derechos del Niño.

El documento se estructura en trece grandes bloques y entre los objetivos que persigue figuran la satisfacción de las necesidades básicas de los menores en su medio familiar y la contribución al bienestar infantil. El plan apuesta por el desarrollo de intervenciones de carácter preventivo que permitan actuar sobre las causas y consecuencias de la crisis en Asturias y garantizar que las familias con hijos en situación de riesgo reciban los apoyos necesarios de los servicios sociales.

La consejera ha señalado que la situación de crisis se ha tenido muy en cuenta en la elaboración del plan, porque sus consecuencias afectan especialmente a los menores. "No obstante, el documento pretende ir más allá". Y añade que a pesar de que en Asturias los índices de pobreza y exclusión infantil son sensiblemente mejores que la media nacional, en el Principado, al igual que en el resto del Estado, "también se está produciendo un aumento del número de niñas y niños en situación de pobreza y existe un grave riesgo de que la situación se cronifique".

En este sentido, la consejera ha explicado que mientras en 2008 el umbral de pobreza se situaba en 15.911 euros al año en un hogar integrado por cuatro personas, ahora, para este mismo caso, se sitúa en 11.664 euros anuales.

Díaz ha señalado que para la consecución de los trece objetivos establecidos en el plan se potenciarán determinados programas y se pondrán en marcha nuevas medidas para favorecer el bienestar de los menores, como aumentar el número de equipos de intervención técnica de apoyo a la familia (EITAF) con la puesta en marcha de uno en Llanes, antes del verano, y otro en Valdés. O, entre otras, la elaboración de un programa operativo de centros, en el que ya se está trabajando, que incluirá iniciativas específicas para menores con problemas de conducta y para adolescentes y familias en situación de crisis, de intervención específica para menores extranjeros no acompañados y de atención de bebés de hasta 3 años para evitar su institucionalización.

Fotos

Vídeos