Defensa espera cobrar 50 millones por la chatarra del portaaviones 'Príncipe de Asturias'

El Ministerio sacará a subasta pública en 2015 el desguace del antiguo buque insignia de la Armada, con el que esperaconseguir una buen botín

MATEO BALÍN ,MADRID
Defensa espera cobrar 50 millones por la chatarra del portaaviones 'Príncipe de Asturias'

El Ministerio de Defensa ya tiene decidido que el camino del portaaviones 'Príncipe de Asturias' será la sala de desgüace. El departamento de Pedro Morenés sacará a subasta pública en 2015 la estructura del buque más emblemático de la Armada, después de que se retiren los sistemas de armas y de telecomunicaciones para que sean reutilizados en otras naves. Una tarea que se está llevando a cabo en la actualidad en el puerto de Ferrol.

Defensa dio de baja el portaaviones el pasado 13 de diciembre y ahora ha decidido sacarlo a subasta tras estimar su valor residual en unos 50 millones de euros, según fuentes del ministerio. El plan es que sean empresas privadas las que compitan por llevarse las 13.400 toneladas del buque, construido por Navantia, botado en 1982 y que ya había cumplido su vida útil. «Operativa y económicamente no hay ningún interés en que siguiera funcionando», añaden las mismas fuentes, que cifran en 100 millones el coste de su modernización.

Defensa sale así al paso del manifiesto firmado por una docena de personas, entre ellas el senador del PP Manuel Altava, el del PSOE Emilio Álvarez y la diputado socialista María Isabel Pozuelo, en el que pedían mantener el 'Príncipe de Asturias' «como un monumento simbólico representativo de la España de mayor progreso económico y social de nuestra Historia».

Una de las posibilidades que planteaba el manifiesto es que se hubiera dejado el buque como una pieza de museo, pero en Defensa recuerdan que este tipo de soluciones las suele llevar a cabo la empresa privada porque de otra forma es inviable su mantenimiento por su alto coste.

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, manifestó hoy que «las cosas se están haciendo bien desde el principio» por parte del Ejecutivo porque la propia Armada ha reconocido que el que fuera su buque insignia ha llegado al final de su vida operativa, que es de 30 años. «Estamos procediendo ordenadamente al final de su vida, que inevitablemente tiene que ser el que se está haciendo, que es su desmilitarización y finalmente, si no hay otra alternativa, su desguace», remarcó.

Aunque distintos países habían mostrado su interés para adquirir el portaaviones, se habló de Angola, al final todos los posibles compradores se han echando atrás, ya que no es un barco fácil de operar.