Derrota mínima en Puertollano

Los locales lo intentaron durante todo el encuentro en el que no se toparon con la fortuna del gol hasta el tramo final

IGNACIO BALLESTEROSPUERTOLLANO
Derrota mínima en Puertollano

El Lealtad cayó derrotado por la mínima en el partido de ida del play off de ascenso. El Puertollano lo intentó durante todo el encuentro en el que no se topó con la fortuna del gol hasta el tramo final de un encuentro en el que el equipo asturiano jugó a que no se jugara, y lo consiguió durante buena parte del choque. El gol de Rubén Moreno, en la primera pelota que tocó, parece un tesoro para los locales y se antoja corto castigo para los visitantes, que deberán proponer algo más para tratar de voltear la eliminatoria.

En el primer tiempo, el Lealtad cosió el partido a partir de la pausa, y con el paso del tiempo convirtió el terreno de juego en un lugar donde descansar. En todos los rincones vio un momento para el respiro, sumando en cada acción un punto de desesperación a un rival que fue mejor, y que pudo ahorrarse algún dolor de cabeza si en el primer minuto de partido Rubén Gómez, que dispuso en el partido de hasta cuatro ocasiones claras, remató alto. Poco se vio de los visitantes en la primera parte, y menos todavía en una segunda en la que se agarró a la suerte del empate sin goles para no tener que proponer, y en la que apenas atravesó la línea del centro del campo. Buena parte de la colección de tarjetas que se llevaron fueron por pérdida de tiempo.

A pesar de la opción de no proponer de los foráneos, lo cierto es que el Puertollano tuvo ocasiones de sobra para haber desnivelado la balanza. Rubén Gómez fue el más incisivo, pero sus disparos siempre se marcharon fuera. Uno cogió palos, abajo, y Javi Porrón resolvió en estirada felina. Valdivia se encontró con tráfico bajo palos cuando su remate entraba, y hasta en dos ocasiones resolvió la defensa del Lealtad por presencia cuando el portero ya no estaba.

Eso fue antes de la irrupción poderosa de Rubén Moreno. Salió del banquillo en el momento en el que Valdivia abrió el campo para marcharse por undécima vez de su lateral, con el tiempo justo de llegar a la línea de fondo para tocar con suavidad sobre Javi Porrón, que se quedó de espectador de lujo ante la llegada de Rubén Moreno, que se metió de cabeza con el balón a la red. Quedaba poco para que el gol tuviera algún efecto sobre el partido, y el Lealtad apretó la leva del narcótico para que el encuentro se desmayara. El ascenso se decidirá en la vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos