El ‘gonipterus’ devora el eucalipto asturiano

Asmadera reclama medidas para atajar este problema fitosanitario y aboga por agrupaciones de fincas y montes para potenciar la actividad

TERRY BASTERRAGIJÓN

El forestal es otro sector económico que lo está pasando especialmente mal con la crisis en Asturias. Al pequeño tamaño de las plantaciones y empresas, junto a la atomización de ambos, hay que sumar la cada vez más extendida presencia de gonipterus en las plantaciones de eucalipto que alcanza ya el 70% de las 60.000 hectáreas de este cultivo arbóreo existentes en la región.

Según explica Luis Enrique García García, presidente de Asmadera, este insecto también denominado el gorgojo del eucalipto se une a otras plagas como la del chancro, en el castaño, y que aún no ha sido solucionada. «No todas las plantaciones están afectadas en el mismo nivel, pero no sabemos qué va a ser de ellas porque no hay previsto ningún programa para atajar este problema fitosanitario», lamenta.

Pero el de la salud de los árboles no es el único problema que afecta a este sector que ha visto cómo en los últimos 15 años ha pasado de tener 83 a 28 aserraderos en el Principado. Otro handicap es «el excesivo minifundio que tenemos en Asturias que, junto a una orografía complicada, hace que sea poco rentable la explotación forestal», señala Luis Enrique García. Por eso, para hacer competitiva esta actividad en la región, «apostamos por aplicar unas políticas activas que favorezcan la agrupación de fincas y montes en colaboración con el Principado y los ayuntamientos». Unas uniones que pudiesen tener carácter temporal y para las que no fuese necesario crear una base jurídica que dilatase todo el proceso.

García también apuesta por disminuir la carga impositiva que se ejerce sobre estas empresas y aboga por una planificación del suelo en la región basada en criterios técnicos y objetivos que determine dónde se pueden plantar árboles y qué especies son las más convenientes para cada lugar.