El Comercio

Oviedo, 24 oct (EFE).- El sindicato FETE-UGT se ha sumado hoy a Suatea y Anpe en su rechazo a la propuesta de la Consejería de Educación para regular la colaboración voluntaria de docentes jubilados en tareas propias de la administración de los centros educativos o de los Centros de Profesorado y Recursos (CPR).

Según UGT, la circular que la Consejería hizo llegar ayer a los sindicatos confirma sus peores presagios ya que se remite a la Ley de Voluntariado de 2001 y se coloca así a la educación reglada "en el mismo saco" en el que están los distintos ámbitos en los que se desarrollan las actividades de voluntariado.

El sindicato asegura que no se concretan con claridad las funciones de los docentes jubilados y advierte de que el trabajo de un voluntario, gratis para la administración, y el de un trabajador remunerado "podrían estar separados por una línea muy fina y se abrirían puertas muy peligrosas".

FETE-UGT asegura no comprender la necesidad de regular un aspecto que no parece tener gran demanda social cuando más del 98 por ciento de docentes que pueden jubilarse anticipadamente lo hacen.

Según anunció el pasado mes de junio el consejero, Genaro Alonso, se trata de una medida que busca "aprovechar la experiencia, el talento y el potencial" del profesorado ya retirado, no tendría coste económico y ya se aplicado en comunidades como Aragón.

Alonso afirmó entonces que, sin marco jurídico regulatorio, muchos profesores estaban colaborando con los centros no como docentes sino en actividades puntuales y complementarias como ponencias o de apoyo logístico para algunas actividades.