El Comercio

Gijón, 12 jul (EFE).- El presidente del Partido Popular de Gijón, Mariano Marín, ha denunciado hoy la pasividad del gobierno presidido por Carmen Moriyón ante los problemas de convivencia que se suceden en el barrio de El Coto.

Marín, que ha visitado hoy el barrio junto a los concejales Sofía Cosmen y Manuel del Castillo, ha podido conocer de primera mano la opinión de un grupo de vecinos que ha recogido más de 1.200 firmas para exigir la paralización de la ampliación del centro Milsoles y la asunción, por parte del Ayuntamiento, de medidas encaminadas a reconducir la actual situación de la zona.

El presidente popular ha señalado que el Ayuntamiento de Gijón debe intervenir y emprender actuaciones "serias y eficaces".

En este sentido, ha criticado que el gobierno local haya optado por retirar los bancos de la plaza cercana al centro y la marquesina del autobús ubicada en las inmediaciones, como "únicas soluciones al problema provocando, además, un perjuicio para los vecinos".

Según ha recordado, las quejas expresadas por los vecinos se refieren a los problemas de inseguridad ciudadana que genera diariamente un grupo de usuarios del centro con problemas de drogas y alcoholismo, deterioro mental y que "pone en peligro a los residentes del barrio".

"Desde el PP no estamos en contra de la labor que desarrolla la Fundación Siloé en este centro, pero exigimos al Ayuntamiento que deje de mirar hacia otro lado con este asunto", ha apuntado Marín.