El Comercio

Oviedo, 12 jul (EFE).- La detención del ovetense R.F.F., de 37 años, ha permitido al Cuerpo Nacional de Policía el esclarecimiento del homicidio del ebanista gijonés Alfredo Suárez Suárez, de 61 años, perpetrado por un móvil económico, en noviembre de 2010, en Ciudad Naranco, en Oviedo.

El jefe superior de Policía de Asturias, Juan Jesús Herranz ha confirmado que el móvil del homicidio fue económico, pero que derivó en un crimen ?de extrema violencia? después de que el presunto homicida, R.F. se viera sorprendido por la víctima cuando intentaba asaltar? la empresa maderera en la que trabajaba.

El arresto de R.F., que se encuentra ingresado como preso preventivo en el Centro Penitenciario de Asturias, ha permitido a la policía asturiana ?sacar la espina que había clavada? con este caso, según ha explicado el jefe superior.

Las investigaciones han corrido a cargo de funcionarios de las Brigadas de Policía Judicial y Científica de Asturias los dos primeros años y a partir del año 2012 ha contado con el apoyo de las unidades de las Secciones de Homicidios y Desaparecidos de la Unidad Central en Madrid.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo ha levantado ahora el secreto de sumario, lo que ha permitido conocer algunos detalles de esta investigación.

El crimen se produjo en noviembre de 2010, cuando Alfredo Suárez se encontraba descansando en su despacho en la empresa maderera donde trabajaba, en Ciudad Naranco, y sorprendió a R.F. que acababa de acceder a su interior en la creencia de que no había nadie dentro.

Una compañera de trabajo de la víctima halló el cadáver y, tras alertar a los agentes, se activó el protocolo de actuación policial con la inspección ocular y la localización del autor del crimen.

Los agentes detectaron que el agresor había recorrido el almacén buscando presuntamente objetos de valor y comprobaron que entre los efectos sustraídos se encontraban la cartera de la víctima, un cajón que contenía monedas y apreciaron que la taquilla personal había sido forzada.

R.F.F. se encontraba actualmente ingresado en el Centro Penitenciario de Asturias por su presunta responsabilidad en delitos relacionados contra el patrimonio.

Juan Jesús Herranz ha asegurado que los investigadores solicitaron que el interno prestara declaración por la muerte de Alfredo Suárez y, tras reunir las pruebas suficientes, el titular del juzgado instructor acordó su ingreso como preso preventivo por su presunta autoría en un delito de homicidio.