El Comercio

Oviedo, 12 jul (EFE).- La Policía Nacional ha esclarecido la muerte del ebanista Alfredo Suárez Suárez, de 61 años, ocurrido el 11 de noviembre de 2010 cuando se encontraba en el taller Brico Cook de la calle Coronel Bobes, en Ciudad Naranco, en Oviedo, con la detención de su presunto autor, R.F.F., de 37 años y vecino de la capital asturiana.

Ocho años después de consumado el crimen se ha conseguido "sacar la espina que había clavada" con este caso con su completa resolución, según ha anunciado esta mañana el jefe superior de Policía de Asturias, Juan Jesús Herranz, en rueda de prensa.

El caso ha permanecido bajo secreto de sumario durante estos ocho años para garantizar los avances en las investigaciones que han corrido a cargo de funcionarios de las Brigadas de Policía Judicial y Científica de Asturias los dos primeros años y a partir del año 2012 contando con el apoyo de las unidades de las Secciones de Homicidios y Desaparecidos de la Unidad Central en Madrid.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo ha levantado ahora el secreto de sumario, lo que ha permitido conocer algunos detalles de esta investigación.

El jefe superior de Policía de Asturias ha confirmado que el móvil del crimen fue "económico" y que el presunto autor del homicidio, R.F.F., al verse sorprendido por la víctima cuando intentaba asaltar el taller, actuó "con extrema violencia".

R.F.F. se encontraba actualmente ingresado en el Centro Penitenciario de Asturias por su presunta responsabilidad en delitos relacionados contra el patrimonio.

La Policía Nacional ha seguido "varias líneas de investigación" que condujeron hacia la presunta autoría de R.F.F. en el crimen.

Juan Jesús Herranz ha asegurado que los investigadores solicitaron que el interno prestara declaración por la muerte de Alfredo Suárez y, tras reunir las pruebas suficientes, el titular del juzgado instructor acordó su ingreso como preso preventivo por su presunta autoría en un delito de homicidio.