El Comercio

Ferrol, 15 sep (EFE).- El grupo asturiano de heavy metal Avalanch suspendió en la noche del viernes al sábado su concierto programado en el festival FeneRock, en Fene (A Coruña), al argumentar "carencias técnicas severas", hecho que ha provocado las críticas de público y organización.

En un comunicado, la banda ha asegurado hoy que las deficiencias detectadas por su parte "no permitían reunir unos requisitos mínimos necesarios". A su juicio, "impedían que se pudiera realizar" el espectáculo como festejo y seguidores "merecen".

Aunque sus integrantes han señalado que pretenden ofrecer "siempre" su propuesta musical, han insistido en la idoneidad de su postura: "No, no todo vale".

Según su versión, los responsables de la agrupación acudieron al punto "una hora antes" de la fijada e intentaron "trabajar y coordinar un retraso que traía el festival acumulado de más de dos horas".

En todo caso, han valorado que en "todo momento se respetó a los músicos y bandas participantes, tanto en sus pruebas" como en sus recitales.

Para los miembros de Avalanch, ese posicionamiento "no fue devuelto en la misma medida, abogando por que no hubiera recortes de conciertos".

"A la hora citada para comenzar la actuación, se nos impidió el acceso al escenario y no se atendió a ninguna de las alternativas que continuamente se ofrecieron; no, no todo vale", han indicado.

A este respecto, han remachado que su "compromiso con nuestro público" consiste en "cumplir con la calidad del concierto que esperan recibir y con aquellos que confiaron en nosotros para llevarlo adelante".

Por ello, han estimado que les corresponde "velar porque así sea; sentimos mucho la natural frustración del público, la cual compartimos".

Por contra, los comentarios críticos de público presente en el evento, celebrado en el paseo del barrio de San Valentín, a orillas de la ría de Ferrol, se han sucedido en ese lugar y en redes sociales.

Mientras, los impulsores del FeneRock han justificado que la existencia de "desavenencias entre Avalanch y la organización han llevado a tomar una de las decisiones más importantes en nuestros dieciséis años de historia".

De este modo, han resaltado que optaron por "aceptar que la gente que no quiso estar se vaya y preparar todo para los auténticos roqueros, que han dado una noche increíblemente mágica".

"Sentimos la decepción y molestias que pudo provocar, pero también creemos que los que os habéis quedado habéis sido testigos de una noche de la gente del rock auténtica; gracias por vuestro apoyo y calor", han incidido en un comunicado.

El festejo proseguirá hasta el domingo e incluye como plato fuerte en la noche de este sábado a El Gran Wyoming y Los Insoulventes.