El Comercio

Oviedo, 15 sep (EFE).- El Real Oviedo viaja a Lugo tras la goleada recibida en el Tartiere ante el Zaragoza (0-4) y la eliminación de Copa ante el Mallorca (1-0), partidos que dejaron mal sabor de boca en el seno azul y dos bajas importantes, la de Carlos y Tejera, jugadores con los que no podrá contar el cuerpo técnico para el Anxo Carro.

El conjunto carbayón, que hasta la derrota ante el Zaragoza había acumulado buenas sensaciones y cinco de nueve puntos posibles, quiere volver a la senda de la victoria o al menos recuperar al bloque que, aunque encajando goles, logró marcar y sacar puntos ante Extremadura, Córdoba y Cádiz.

Respecto al Lugo, el técnico azul, Juan Antonio Anquela, señaló que se trata de un equipo que "sabe a lo que juega y que tiene personalidad", por lo que espera un buen rival y una apuesta de juego "basada en el fútbol".

Los azules afrontan esta salida crucial para recuperar las sensaciones con la baja de uno de los titulares habituales en la defensa, la de Carlos Hernández por una lesión muscular, ausencia que cubrirá Juan Forlín en el centro de la zaga y que hace que el central mexicano Alanís se estrene en una citación tras estar estos días con su selección.

El otro nombre propio que se cae de la lista y del once es Tejera, que tuvo que pedir el cambio en Son Moix el pasado martes en Copa del Rey por una molestia muscular, y cuyo lugar ocupará el recuperado Ramón Folch en el once y el canterano Edu Cortina en la convocatoria.

Ni los jugadores ni el técnico quieren darle más relevancia a la mala semana de los oviedistas y, lejos de caer en las preocupaciones propias de los dos últimos varapalos, abogan por confiar tanto en su trabajo semanal como en su capacidad para corregir los errores para salir del bache.

Once Real Oviedo: Alfonso; Johannesson, Christian F., Forlín, Mossa; Folch, Boateng, Javi Muñoz; Berjón, Bárcenas y Joselu o Toché.