El Comercio

Oviedo, 12 oct (EFE).- El secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE), Adrián Barbón, ha pedido hoy a Podemos Asturies que aprenda del acuerdo presupuestario alcanzado ayer a nivel nacional entre socialistas y formación morada y que se deje de postureos y de marcar líneas rojas para afrontar la negociación de los presupuestos regionales del próximo año.

"En Madrid, Podemos ha apostado por la negociación y no por la las líneas roja", ha afirmado Barbón en una rueda de prensa en la que ha emplazado a Podemos Asturies a dejar a un lado los maximalismos y las líneas rojas que plantea de cara a la negociación, como es la gratuidad y universalización de la educación de cero a tres años.

Para Barbón, en política no caben las líneas rojas, salvo que uno no quiera pactar, y sí muchas horas de negociación y diálogo, que siempre sientan bien y no son signo de debilidad.

"El PSOE está dispuesto a hablar sin que haya líneas rojas o posturas maximalistas, que no son buenas", ha afirmado Barbón para quien, a la hora de negociar los presupuestos del Principado del próximo año, "hace falta acuerdo y negociación, no postureo".

Barbón se ha mostrado satisfecho con el acuerdo alcanzado a nivel nacional ya que, a falta de conocer la concreción de las cifras y de negociar con otras formaciones, "la música suena bien porque hay un cambio claro hacia un sistema en el que los ricos paguen más".

"Se aprecia un giro claro, rotundo y nítido de la política inversora de este país hacia posiciones en las que la FSA se reconoce y se siente más cómoda", ha afirmado Barbón, para quien estas cuentas "tienen profundamente en cuenta la situación de las personas".

Así se ve, según el dirigente socialista, en el aumento de 736 a 900 euros que se plantea en el salario mínimo, en la subida de las pensiones en función del IPC, en la eliminación del copago sanitario, la subida de las becas escolares o en el aumento del dionero destinado a la dependencia y a la ciencia.

Desde el punto de vista de los ingresos, ha señalado que las subidas del IRPF para los que más ganan y del impuesto de Patrimonio, así como los pagos que se planifican con los impuestos teconológicos o sobre las transacciones financieras reflejan ese cambio.