El Comercio

Oviedo, 13 oct (EFE).- El Real Oviedo visita el Metropolitano con la intención de mantener la intensidad y de volver a sumar tres puntos ante el Rayo Majadahonda tras quitarse la espina ante el Albacete de no conocer la victoria en el Carlos Tartiere y seguir así siendo eficaz a domicilio, donde solo perdió ante el Alcorcón.

El empate en Cádiz y las victorias en Cordoba y Lugo mantuvieron a los azules en un posición cómoda de la tabla pese al pequeño bache de los de Anquela en casa, donde solo habían sumado hasta este domingo dos de los nueve puntos en juego.

En la convocatoria la novedad principal es la entrada de Borja Sanchez en lugar de Bárcenas, concentrado con la selección panameña, aunque el llamado a cubrir ese hueco en el once es Aarón Ñíguez, candidato principal a acompañar a Joselu por banda.

Las bajas por lesión, que se unen a la ausencia del extremo, sigue siendo las mismas de la jornada pasada: Toché, Carlos Hernández, Carlos Martínez y Alanís.

Respecto al dibujo el técnico no quiso confirmar entre semana la continuidad del sistema de tres defensas y carrileros, esquema que sacó del once a Boateng y a Javi Muñoz.

El jienense explicó, pese al buen resultado que dio el cambio ante el Albacete, que será una variante que utilicen solo los partidos que le interese al equipo, y aunque no avanzó más, señaló de viernes que ya tenía claro dibujo y alineación para intentar derrotar al Rayo Majadahonda este domingo.