El Comercio

Gijón, 9 nov (EFE).- El entrenador del Sporting, Rubén Baraja, muy cuestionado por parte de la afición, afirmó al término del entrenamiento de este viernes que lo que le está sosteniendo "es el trabajo de muchos meses, no los resultados", y tras agradecer la confianza del club señaló que para él "es un reto revertir esta situación".

"Lo que tengo que hacer como entrenador es ofrecer resultados", afirmó Baraja, quien reiteró que cree "en las posibilidades que tiene el equipo de ganar el domingo".

Reconoció que su objetivo es "trabajar para ser un entrenador ganador en este club" y rechazó sentir la presión de que se juega el puesto en el partido ante el Málaga.

"Mi energía está centrada en el partido del domingo, que los jugadores también lo estén, no me paro en escuchar especulaciones", indicó el entrenador rojiblanco cuando se le preguntó por si teme por su continuidad al frente del equipo.

El técnico rojiblanco manifestó que no recuerda "ningún equipo que haya sido superior" al suyo y subrayó que "un detalle te hace ganar o perder, así de cruel es este deporte", a la vez que rechazó tener la afición en contra porque "lo que los aficionados quieren es que su equipo gane".

"Obviamente no estoy contento con los resultados pero me siento fuerte y con gran motivación para dar la vuelta a la situación", insistió Baraja, que añadió que cree "en lo que se está haciendo cada día" y eso le hace tener confianza "en que el equipo tiene capacidad para ganar el domingo".

Baraja puso como ejemplo de lo que hay que hacer la victoria lograda la pasada semana ante el Eibar en la Copa del Rey, "un equipo de Primera que no vino de comparsa".

En el entrenamiento de hoy, que fue a puerta cerrada, registró la presencia del presidente del club, Javier Fernández, y del director deportivo, Miguel Torrecilla, que tras el entrenamiento charlaron unos minutos con él.

Baraja reiteró que "si no pensara en que se puede cambiar la dinámica sería el primero en decirlo" y señaló que su trabajo es la de "buscar el máximo rendimiento de los jugadores".

En la sesión de hoy participaron con normalidad Canella, Babin y Blackman, si bien habrá que esperar a mañana para saber si este último entra en los planes del entrenador para recibir a un Málaga que llega con muchas bajas, entre ellas la del ex rojiblanco Luis Hernández, que se lesionó esta semana y será baja al menos dos meses.

"El Málaga es un equipo sólido detrás y que no necesita mucho para hacerte daño arriba, es probablemente uno de los mejores equipos de la categoría así que hay que ofrecer nuestra mejor versión para poder ganar" indicó Baraja.

Tras la recuperación de Babin y Canella, Baraja apostará por su defensa habitual con Mariño en la portería y Molinero, Álex Pérez, Babín y Canella, mientras que a partir de ahí el técnico parece que va a apostar por un equipo muy parecido al que se impuso al Eibar en la Copa, con Cristian Salvador, Hernán Santana, Isma Cerro, Pablo Pérez, Traver y Djurdjevic.