El Comercio

Oviedo, 9 nov (EFE).- Asturias registra una segregación ocupacional por género que hace que el 90 por ciento de las mujeres estén empleadas en el sector servicios, que se caracteriza por tener empleos más precarios y peor remunerados, según destaca un informe elaborado por UGT.

"La situación de las mujeres en el mercado laboral asturiano", realizado con datos de 2017 y que ha sido presentado hoy por la secretaria de Igualdad del sindicato, Carmen Escandón, destaca la "desventaja" de la mujer a la hora de acceder al mercado laboral, lo que la resta para "avanzar" en la consolidación de su carrera profesional.

En el ámbito laboral, la mujer tiene un mayor nivel de desempleo (55%) y una tasa de actividad menor del 46,6%, nueve puntos porcentuales inferior a la de los hombres.

Entre las mujeres hay un mayor predominio de empleo a tiempo parcial, el 23,5% frente al 6,2% de los hombres, y un mayor nivel de temporalidad (un 27,5% frente al 23,2%).

Las mujeres presentan unos mayores niveles de inactividad y, según apunta el estudio, esta mayor precariedad laboral hace que su salario sea en torno a 6.200 euros anuales menos, situando la brecha salarial de género por hora en el 22%, mientras que la pensión femenina es 8.770 euros inferior a la masculina.

En el ámbito educativo, con mayor tasa de graduadas, se aprecia una segregación por sexo a la hora de escoger el tipo de formación, ya que las mujeres tienen menor presencia en estudios de ciencia y tecnología.

El estudio aboga por que las mujeres tengan presencia en los estudios relacionados con la ciencia y la tecnología, que tiene mayor proyección de creación de empleo en el futuro.

"La incorporación de mujeres a este tipo de formación pasa por romper estereotipos sociales y familiares en la elección de estudios", subraya el informe del sindicato.

Escandón, que ha participado en la jornada "La desigualdad salarial como forma de injusticia social" organizada por su sindicato, ha pedido a los empresarios mayor "sensibilidad y compromiso para solucionar este problema que al final afecta a todos".

En este sentido, ha precisado que se está produciendo "un fraude que perjudica a todos, porque a consecuencia de esta brecha se dejan de ingresar, cotizar a la Seguridad Social y tributar a Hacienda aproximadamente unos 48.000 millones de euros".

Por su parte, Carolina Martínez Moreno, catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Oviedo y ponente de esta jornada, ha precisado que la brecha salarial se da principalmente en la empresa privada.

En este sentido, ha recalcado que "la empresa privada tiene menos transparencia y mayor margen de maniobra en el diseño de políticas salariales, lo que permite al empresario una mayor discrecionalidad para otorgar pluses de una forma menos objetiva".

Por ello, ha pedido a los gobiernos que apliquen la recomendación de la Unión Europea de 2014, que aconseja la introducción de un sistema salarial que tenga mayor transparencia "para saber cuánto cobre el de al lado", ha puntualizado.

Por último, ha señalado que cuánto más salario, la brecha es mayor, y ha subrayado que entre ejecutivos esta diferencia es "enorme".