El Comercio

Oviedo, 8 dic (EFE).- La Marca Asturiana de Excelencia en Igualdad, impulsada por el Principado para distinguir a empresas y entidades comprometidas con la eliminación de las barreras que frenan el desarrollo laboral de las mujeres, reconoce en su tercera convocatoria la implicación de Asesoramiento Agrario Asturiano, Dicampus y la Asociación de Mujeres para la Reinserción Laboral Xurtir.

Con estas tres, son ya 15 las compañías y sociedades que han recibido la acreditación por su decidida apuesta por la incorporación de políticas que fomentan la igualdad efectiva.

Además de las reconocidas en esta última edición, también disponen del distintivo: Accem, Fraternidad Muprespa, SGS-Tecnos, Hijos de Luis Rodríguez (supermercados Masymas), Cooperativa Farmacéutica Asturiana, Mantequerías Arias, Transinsa, Entretodas, El Orrio, Emulsa, Grupo Meana y DuPont.

La comisión evaluadora ha tenido en cuenta que la marca es un reconocimiento de la excelencia, que premia a empresas que tienen un claro enfoque de igualdad en su gestión y, además, continuado en el tiempo.

Por ello, valora también la labor del resto de entidades que han concurrido en esta ocasión, así como los avances alcanzados.

De acuerdo con las bases de la convocatoria, en la evaluación de las candidaturas se han analizado hasta 32 criterios agrupados en tres bloques: el plan o las medidas de igualdad puestas en marcha por los candidatos, los aspectos relativos al acceso al empleo y a las condiciones de trabajo, y el modelo organizativo y las acciones en materia de responsabilidad social.

La Marca Asturiana de Excelencia en Igualdad es una de las múltiples medidas adoptadas por el Gobierno de Asturias en los últimos años para impulsar la igualdad de género, en este caso orientada a reconocer a aquellas empresas socialmente responsables e implicadas en el desarrollo de una nueva cultura de gestión empresarial.

Esta acreditación es unas de las acciones recogidas en la Ley 2/2011 del Principado de Asturias, para la igualdad de mujeres y hombres y la erradicación de la violencia de género, concretamente en el artículo 40, cuya regulación fue aprobada mediante el decreto 15/2015, de 25 de marzo.