El Comercio

Oviedo, 8 dic (EFE).- El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) instala una resonancia magnética, una inversión de 1,6 millones que forma parte de la donación de la Fundación Amancio Ortega.

En un comunicado, la Consejería de Sanidad informa de que ya ha comenzado la instalación de esta resonancia magnética, la quinta en el HUCA, un equipo avanzado de diagnóstico por imagen para el servicio de Oncología Radioterápica que supone una notable mejora para el tratamiento del cáncer.

El gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), José Ramón Riera, ha visitado hoy las labores de instalación del equipo, que comenzaron esta semana y está previsto que terminen antes de final de año.

La entrada en servicio de la nueva resonancia supondrá una importante ayuda para la detección, el diagnóstico y el tratamiento de determinados tipos de cáncer.

Las imágenes de altísima calidad que aportan las resonancias magnéticas en localizaciones como la próstata, el área ginecológica, el sistema nervioso o la esfera de la otorrinolaringología aportan información crucial para delimitar, de modo mucho más preciso que las pruebas de tomografía computarizada (TAC), el tumor que se debe tratar, además de facilitar la planificación del tratamiento, tanto para radioterapia externa como para la incorporación de nuevas técnicas.

La donación de la Fundación Amancio Ortega al HUCA incluye tres equipos para el diagnóstico por la imagen y radioterapia de altas prestaciones por valor de casi 5,5 millones.

Además de esta resonancia magnética de tres teslas, se han adquirido también un acelerador lineal y un nuevo software para actualizar otro, y un dispositivo intraoperatorio de radioterapia que estarán instalados y calibrados en el primer trimestre de 2019.

El Gobierno asturiano y la Fundación Amancio Ortega Gaona firmaron en abril de 2017 un protocolo de intenciones dirigido a completar y complementar los equipos de alta tecnología que dedica la sanidad asturiana al diagnóstico precoz y los tratamientos avanzados de cáncer por importe de 6,7 millones, que incluye los equipos del HUCA y cuatro mamógrafos digitales de última generación ya instalados en los hospitales Valle del Nalón, Jarrio, San Agustín y Cabueñes.

El Principado ha invertido más de 8,5 millones en los últimos cuatro años en renovar y dotar de nuevos aparatos de diagnóstico por imagen la sanidad pública, un gasto que se ha compatibilizado con el equipamiento de los nuevos hospitales abiertos en 2014 (El HUCA y el Álvarez Buylla) y con otras formas de adquisición al margen de la compra directa.