El Comercio

Oviedo, 14 ene (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha señalado hoy que el Gobierno central está haciendo "todo lo que esté en su mano" para salvar plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña y que hay alternativas de posibles inversores en España o o en Europa que "por prudencia" ha preferido no mencionar.

En un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Fernández ha recordado que el pasado mes de junio mantuvo una reunión con los máximos responsables de la multinacional del aluminio, que le trasladaron sus inquietudes sobre la empresa.

No obstante, ha subrayado, en ningún momento avanzaron la posibilidad anunciada meses después de que sus planes pasaban por cerrar las factorías de A Coruña y Avilés, lo que supondría la pérdida de los 686 puestos de trabajo que suman ambas plantas.

En sus respuestas a las preguntas de los más de 300 asistentes al acto, Fernández ha asegurado no tener ninguna expectativa sobre la posibilidad de que se elimine el peaje en la Autopista del Huerna (AP-66) dado el elevado coste que supondría su rescate después de que la concesión se prorrogara en 1999 desde el año 2021 al 2050.

No obstante, pese a esa circunstancia que grava el tránsito entre Asturias y la Meseta por carretera, el jefe del Ejecutivo ha incidido en que, a estas alturas, no situaría el de las infraestructuras entre los principales problemas de Asturias.

"Asturias tiene unas infraestructuras que no nos podíamos imaginar hace veinte años", ha señalado tras recordar que en la Variante de Pajares, que posibilitará la llegada de la alta velocidad en un plazo de dos años, se han invertido 3.500 millones de euros -lo mismo que costó la ampliación del canal de Panamá- para dar servicio a una comunidad de un millón de habitantes.

Fernández ha sido presentado por el ex presidente asturiano Pedro de Silva, que lo ha definido como "un hijo del socialismo asturiano" y como un político posibilista e íntegro y le ha emplazado a no alejarse del servicio público cuando deje la jefatura del Ejecutivo regional tras las elecciones autonómicas de mayo.

En tono irónico, el presidente asturiano ha respondido a este emplazamiento asegurando que ya se prepara desde el punto de vista psicológico para ese momento en el que teléfono "suene menos" y para asumir que, quien le sustituya en el cargo, "le eche las culpas a la herencia recibida".

Al acto han asistido sus antecesores en el cargo Antonio Trevín; Juan Luis Rodríguez-Vigil y Vicente Álvarez Areces; representantes del mundo empresarial y judicial; el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; el secretario general de la FSA-PSOE, Adrián Barbón, y dirigentes de otros partidos como los candidatos de PP y Ciudadanos en Asturias, Teresa Mallada y Juan Vázquez, respectivamente.