El Comercio

Oviedo, 1 feb (EFE).- El consejero de Educación, Genaro Alonso, ha considerado positivo para el sistema educativo asturiano la implantación del Grado de Deportes por parte de la Universidad de Oviedo, una iniciativa que contribuirá decididamente a visibilizar la importancia del deporte en todas las esferas de la vida.

Alonso ha comparecido hoy en la comisión parlamentaria de Educación y Cultura para dar cuenta del proyecto de ley del Deporte, una norma "ambiciosa, renovadora, pero también realista" que actualiza la norma vigente desde 1994 y que "da respuesta a los retos que tiene ahora la sociedad asturiana".

Con la norma, el Gobierno asturiano pretende ordenar la realidad deportiva de la región y no diseñar una realidad deportiva ajustada a un marco legal, ha asegurado Alonso, que ha precisado que la norma está "perfectamente ajustada a la administración asturiana".

El consejero, que ha negado que la salida de José Ramón Tuero de la Dirección General de Deportes haya influido en el retraso de la tramitación de la ley, ha sostenido que el proyecto del gobierno es "más valiente con la realidad" que la iniciativa que impulsó el PP el año pasado.

La norma endurecerá las sanciones en cuestiones de dopaje y en prácticas que atenten contra el juego limpio e incrementará las medidas de prevención, control y represión de la violencia, el racismo, la discriminación por razón de sexo o la xenofobia.

La ley plantea la práctica del deporte como un derecho y la actividad física como una actividad de interés general que aporta valores formativos, educativos de salud y de integración y, entre otras cosas, crea una comisión de equilibrio de género y deporte, un observatorio asturiano de actividad física y deporte y un comité asturiano de justicia deportiva.

La categoría de deportista habitual se suma a la de alto nivel y alto rendimiento en una ley inclusiva, que fomenta la igualdad de género con programas para fomentar el envejecimiento activo y la práctica del deporte entre las personas discapacitadas, que regula el voluntariado en el deporte, garantiza la transparencia y busca mantener alejados la xenofobia el racismo y las actitudes discriminatorias o violentas.

El parlamentario del PP Pedro de Rueda ha considerado que la nueva ley va a caer en lo mismo que la de 1994 y ha criticado que pivota sobre el deporte federativo, cuenta con un escaso reflejo del deporte autóctono y no hace referencia al acoso en el deporte.

La parlamentaria de Podemos Lucía Montejo ha considerado que la ley es "fundamental para Asturias en términos sociales" y ha apuntado a carencias en materia de deporte escolar, regulación de profesionales e igualdad.

La diputada de IU Concha Masa ha señalado que la ley es "bastante completa" y contiene aspectos "positivos" que intentan promocionar la igualdad de género o la integración de todas las personas en la práctica del deporte, pero ha echado en falta un código ético para la práctica deportiva y más incidencia en el deporte escolar.

El parlamentario de Foro Pedro Leal ha visto necesaria la actualización de la ley para adaptar la educación física y el deporte "a la realidad actual del siglo XXI", pero ha resaltado que tiene "carencias" en regulación del deporte escolar o valores humanos de la práctica deportiva.

Por último, el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, ha esperado que la nueva ley establezca unas bases mínimas para mejorar la política deportiva, ha pedido que el Principado asuma las competencias propias en el deporte escolar y ha echado en falta una mayor incidencia en deporte y salud y en medidas para impulsar la igualdad de la mujer.