El Comercio

Oviedo, 11 abr (EFE).- El Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo ha admitido a trámite una querella presentada contra Caja Rural de Asturias por un presunto delito de uso fraudulento de datos privados de sus clientes.

A la querella presentada por la Fiscalía se ha sumado el Colegio Oficial de Mediadores de Seguiros de Asturias como acusación particular al considerar que esta entidad bancaria ha podido incurrir en ese delito al utilizar en beneficio propio los recibos de las pólizas de seguros que tienen contratadas sus clientes con otras compañías para ofrecerles seguros propios.

Según la organización profesional, los mediadores de seguros llevan años denunciando que esta práctica es habitual por parte de distintas entidades bancarias.

Su colegio oficial remitió el pasado septiembre este tipo de prácticas a la Fiscalía de Asturias tras contratar los servicios de un detective privado.