El Comercio

Oviedo, 19 jun (EFE).- Los trabajadores de Duro Felguera en la sede con que hasta ahora contaba en Madrid ha acusado este miércoles a la empresa de promover "un ERE encubierto" con las condiciones que plantea para el traslado de la plantilla a su sede central de Gijón.

Esta medida prevé trasladar a toda la plantilla del centro de trabajo de Madrid a Gijón con la fecha límite del 28 de febrero de 2020 para ahorrarse el coste del arrendamiento de su sede de Madrid -unos dos millones de euros anuales- reducir el viajes y evitar duplicidades de departamentos.

Según el comité de empresa, las negociaciones están siendo "totalmente infructuosas" ante la negativa de la empresa a asegurar que los trabajadores que acepten el traslado colectivo no se puedan ver afectados por un ERE una vez se trasladen a Gijón dada las duplicidades de departamentos existentes en la compañía y la grave situación financiera que atraviesa la compañía.

Esta circunstancia, aseguran los sindicatos, puede provocar que más del 90 por ciento de la plantilla pueda solicitar la extinción de su contrato de trabajo al amparo del Estatuto de los Trabajadores cuando se active el traslado colectivo a Gijón al no aceptarlo.

Esa posibilidad, aseguran, puede poner en grave riesgo la viabilidad de alguno de los contratos firmados recientemente "dada la pérdida de capital humano y conocimiento que se puede llegar a producir si finalmente la dirección de la empresa no deja sin efecto ese traslado o establece cláusulas de garantía de empleo a los trabajadores que quieran aceptar el traslado colectivo a Gijón".

A su juicio, esta medida no va a producir ningún tipo de ahorro a Duro Felguera dado que tendrá que abonar al fondo propietario del edificio arrendado en Madrid "una importante indemnización, que puede superar los diez millones de euros" y subcontratar con otras ingenierías los trabajos que se realizaban en Madrid si la plantilla pide extinguir sus contratos para no trasladarse a Gijón.

Según el comité, para la empresa "puede ser muy complicado" encontrar trabajadores con un grado de especialización y experiencia dispuestos a dejar sus actuales puestos de trabajo y trasladarse a Asturias a una empresa que atraviesa un gran incertidumbre económica que pone incluso en riesgo su viabilidad.

A su juicio, esta operación supone aplicar un ERE "encubierto" para extinguir todos los contratos de la plantilla que Duro Felguera tiene en Madrid "evitando los costes económicos y de mala publicidad que este tipo de medidas suelen causar".

Duro Felguera anunció esta medida el pasado de mes de mayo con el objetivo de obtener "sustanciales ahorros" asociados al arrendamiento del edificio que ocupa en Madrid y a los desplazamientos de sus trabajadores entre Asturias y la capital.

El grupo asturiano de ingeniería y bienes de equipo recordó que en estos momentos sólo aprovecha "una pequeña parte" del edificio de Madrid, que vendió el pasado año y posteriormente arrendó.