Tres años en la cuerda floja

Ana Mato, en su escaño de diputada tras dejar el cargo como Ministra de Sanidad. /
Ana Mato, en su escaño de diputada tras dejar el cargo como Ministra de Sanidad.

Ana Mato resistió las críticas por los recortes en dependencia, la crisis del ébola o el copago, pero no pudo con el 'caso Gürtel'

DANIEL ROLDÁNMadrid

Protagonizó la última marcha del Consejo de Ministros que Mariano Rajoy elaboró a finales de 2011 para dirigir el país tras su victoria electoral, aunque en muchas quinielas políticas era una de las candidatas a abandonar el sillón ministerial antes de tiempo junto a su colega José Ignacio Wert. Pero Ana Mato aguantó en el despacho del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del madrileño paseo del Prado durante casi tres años, sobreviviendo a todas las críticas recibidas por las políticas que, según las numerosas 'mareas' (banca, por la sanidad pública o naranja por los trabajadores sociales) han desmantelado el Sistema Público de Salud.

anuario

Pero la marea de la Audiencia Nacional llegó hasta la puerta de Mato el 26 de noviembre de una forma clara y contundente. El juez Pablo Ruz señaló a la exministra como "partícipe a título lucrativo" de la trama de Correa. En el auto, el magistrado de la Audiencia Nacional señala que "habría disfrutado o se habría beneficiado, sola o en compañía de otros miembros de la unidad familiar" de los presentes de la organización, "en forma de servicios turísticos, pago de eventos familiares y otros artículos de uso particular". Unas acusaciones que Mato siempre ha negado, pero que le llevaron a presentar su dimisión ese mismo día en el palacio de la Moncloa.

Era la segunda salida del Ejecutivo en apenas dos meses. La anterior fue la de Alberto Ruiz-Gallardón, quien decidió dejar Justicia por la paralización de la reforma de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, un asunto en el que Mato siempre pasó de puntillas. La primera fue la de Miguel Arias Cañete, que consiguió su aspiración de ser comisario europeo después de que el PP ganara las elecciones al Parlamento de Estrasburgo. Como gran parte de su partido, a Mato le incomodó que su colega de Consejo de Ministros abriera un asunto tan espinoso, sobre todo después de los ajustes realizados en dependencia, con el endurecimiento de las condiciones para poder acceder a una ayuda, la aplicación de un copago farmacéutico o la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes para evitar el turismo sanitario y a los españoles que permanezcan más de tres meses fuera del país. Unas decisiones que provocaron que todos los partidos de la oposición, varias comunidades y sectores profesionales clamaran contra la otrora ministra peor valorada del Gobierno junto al titular de Educación, Cultura y Deportes.

 

Fotos

Vídeos