Agustín de Luis entra en la cárcel tras cuatro días en busca y captura

De Luis simula un pase torero antes de abandonar su casa en dirección al penal. :/
De Luis simula un pase torero antes de abandonar su casa en dirección al penal. :

El exjefe de la Policía Local cumple una pena de dos años y siete meses en la prisión de Monterroso por paralizar y archivar un atestado

CECILIA PÉREZ

El verano para Agustín de Luis, el que fuera jefe de la Policía Local de Oviedo, se presentó caliente. Hombre al que la polémica nunca ha dejado de lado, encajó a su manera la orden de ingreso en prisión inmediata dada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial y confirmada por el Tribunal Supremo, el pasado 14 de julio.

La magistrada Ana Álvarez firmó el mandato dirigido a la autoridad policial para que los agentes trasladasen a de De Luis, condenado a dos años y siete meses de cárcel, hasta la prisión de Villabona, por los delitos de infidelidad en la custodia de documentos, encubrimiento y omisión del deber de perseguir delitos, en relación a un atestado por atropello y delitos de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, hechos acaecidos en el mes de enero de 2012. La orden señalaba que el exmando policial debía ingresar en la cárcel al día siguiente de la emisión de la misma. No entró.

De Luis protagonizó una rocambolesca historia con orden de búsqueda y captura incluida, antes de hacerse efectivo su ingreso en la cárcel de Villabona. Con un guión casi de novela, el que fuera comisario de la Policía Local de Oviedo durante treinta años, intentó entrar voluntariamente en prisión tres días después de la orden judicial pero «no le dejaron», explicó por aquel entonces su abogado, Fernando de Barutell. «Se me ha impedido el ingreso voluntario al mismo al no portar el oportuno mandamiento de prisión necesario e imprescindible para poder ingresar voluntariamente en cualquier establecimiento penitenciario del territorio nacional», rezó el propio Agustín de Luis a través de un comunicado enviado a los medios de comunicación.

Guerra abierta

Un día después de su intento frustrado en prisión, la Audiencia Provincial, a través de la Policía Judicial, emitió una orden de busca y captura contra Agustín de Luis, tras los intentos frustrados de localizar al excomisario. Además el Tribunal Superior de Justicia de Asturias negó, a través de un comunicado, que el propio condenado se presentase en Villabona para hacer efectivo su ingreso voluntario. Se iniciaba así una guerra entre las instituciones judiciales y el propio Agustín de Luis, hasta el punto de que el abogado de este acusó a la propia Policía Judicial de «mentir maliciosamente» al negar que su defendido se personase en la cárcel de forma voluntaria. Y mientras la orden de busca y captura pendía sobre la cabeza de Agustín de Luis, este pasaba los días en su apartamento de Salinas, en Castrillón. Allí mismo atendió a EL COMERCIO, un día antes de entrar definitivamente en prisión, tras recurrir, eso sí, la orden judicial de ingreso.

En la entrevista, se despachó, sin pelos en la lengua, contra la decisión judicial, mientras más de cinco agentes de la Policía Judicial rodeaban el edificio a la espera de capturar al excomisario. De la jueza aseguró que él mismo ejercería «todas las acciones pertinentes para que esta señora no pueda vestir más la toga». Respecto al expediente «extraviado» negó los hechos y acusó directamente a la magistrada de «inventarse los delitos».

Todo esto ocurrió justamente un día antes de entregarse a la Policía Judicial que le condujo hasta la prisión de Villabona el 22 de julio, tras pasar cuatro días en busca y captura. Actualmente cumple condena en la prisión de Monterroso, Lugo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos