El terrorismo yihadista siembra el terror

El vehículo se subió a la acera y recorrió varios metros hasta quedar empotrado en un mercadillo. /
El vehículo se subió a la acera y recorrió varios metros hasta quedar empotrado en un mercadillo.

Tres camiones con terroristas causan decenas de muertos en Bagdad, Niza y Berlín

OCTAVIO VILLA

Tres camiones conducidos por terroristas suicidas causaron más de 312 muertos entre Irak, Francia y Alemania. El primero fue un vehículo frigorífico cargado de explosivos que burló todas las medidas de seguridad y penetró en una de las grandes arterias comerciales de Bagdad; el segundo, un camión de tamaño medio que se coló en pleno paseo martítimo de Niza y atropelló a cientos de personas, matando a 84, entre ellos diez menores, antes de que el conductor, Mohamed Lahouaiej Bouhel, fuera abatido por las fuerzas de seguridad. Y el tercero, el 19 de diciembre, cuando un camión se coló en un mercadillo navideño en Berlín y dejó doce muertos y cincuenta heridos.

El caso francés causó mucho más revuelo por ser el primero en producirse en el Occidente al que repetidamente amenaza y en ocasiones golpea el Estado Islámico, por el método elegido, especialmente terrorífico, y porque el autor del ataque decidió atentar en una fecha especialmente simbólica para Francia, el 14 de julio. El mensaje va más allá. Ese día, Francia entera está en fiesta, pero precisamente por eso las alertas antiterroristas se suben de intensidad. Y aún así no fue posible evitar la masacre. El terror se instauraba en la Europa veraniega, y se pudieron percibir sensibles incrementos en los niveles de vigilancia policial en las citas multitudinarias, como la Semana Negra gijonesa.

El autor de la matanza de Niza se había dejado la barba por motivos religiosos, consultaba vídeos de decapitaciones del Estado Islámico y guardaba fotos de Bin Laden en el ordenador. Era un converso reciente al yihadismo, que hasta entonces había tenido una vida más o menos integrada en la sociedad occidental. Este fenómeno, el del autoadoctrinamiento, complementado por la captación de jóvenes de origen inmigrante pero de segunda o tercera generación, hacen mucho más cercano y amenazante el fenómeno yihadista. La investigación judicial sobre el ataque de Niza lo enmarcó en lo denominado terrorismo de proximidad. El tercer atentado con un camión se produjo a los pies de la iglesia del Recuerdo de Berlín, memoria indeleble de la barbarie de la Segunda Guerra Mundial, lugar inexcusable de peregrinación de turistas a la salida del cercano parque zoológico. A las ocho y cuarto de la tarde, cientos de adultos y de niños disfrutaban del mercadillo navideño, de los puestos de venta y de restauración instalados en la anexa plaza Breitscheidplatz y en su entorno. En medio de la fiesta, un camión de color negro se salió de la calzada y se subió a la acera. A continuación irrumpió en la zona peatonal y se dirigió a gran velocidad contra las casetas, arrollando a cuantas personas encontró a su paso para acabar estampado contra un árbol de Navidad.

Este atentado ha motivado que la Policía española pida a los ayuntamientos bloquear los accesos a las zonas más concurridas en Navidad con bolardos, grandes maceteros y coches patrulla. Además, Interior ha anunciado que reforzará la presencia policial en las fechas festivas y en actos que congreguen a gran número de personas.

 

Fotos

Vídeos