Una tromba de agua pone en cuestión las obras en Llano Ponte y Los Oficios

La lluvia convirtió Llano Ponte y la rotonda de Los Oficios en calles ‘navegables’. /
La lluvia convirtió Llano Ponte y la rotonda de Los Oficios en calles ‘navegables’.

La intensa lluvia anega bajos comerciales y garajes y colma la paciencia de vecinos y comerciantes

CRISTINA DEL RÍOAvilés

En Llano Ponte llovía sobre mojado, pero la tromba de agua del 15 de septiembre, con más de 75 litros por metro cuadrado en unas doce horas, 34 de ellos de tres a cuatro de la tarde que coincidieron con una pleamar alta, de 3,9 metros a las 16.15 horas, colmó el vaso de la paciencia de vecinos y comerciantes.

La lluvia desencadenó decenas de incidencias en gran parte de la ciudad e inundaciones en calles como Llano Ponte, cuyos comerciantes estuvieron achicando agua durante horas. Policía Local y Bomberos se desdoblaron, incapaces de llegar a todos los lugares conflictivos en los que se fueron sucediendo las inundaciones, que obligaron a cortar el tráfico en cinco calles. La fuerte presión del agua rompió parte del asfalto a la altura del número 15 de la calle de El Quirinal y provocó el levantamiento de diversas tapas del alcantarillado dañando numerosos vehículos.

El gobierno local, tras descartar en un principio que las inundaciones estuviesen provocadas por fallos en la reurbanización de Llano Ponte o en la construcción de la rotonda de Los Oficios, dio luego marcha atrás después de una tensa reunión con vecinos y comerciantes. La alcaldesa, Mariví Monteserín, no descarta que exista alguna relación entre las obras realizadas en los últimos años en el entorno de Llano Ponte y las graves inundaciones que anegaron en cuestión de minutos no solo la calle, sino también varios locales comerciales. Los comerciantes exigieron en una reunión soluciones y al margen de los daños económicos, advirtieron de que la «incertidumbre» actual podría traducirse en una pérdida de atractivo comercial que además de restar clientela, «también podría impedir que otros comerciantes se asienten en la zona».

Los «efectos colaterales» que sugería la alcaldesa no se ciñen únicamente a las referidas obras. También aludió a las conexiones con el colector interceptor general y a la depuradora de Maqua. «Hay que analizar todas las infraestructuras y ver si al funcionar en conjunto se produce alguna disfunción o algún desajuste que provoque que en circunstancias muy determinadas funcione mal. Requerirá un tiempo, pero lo importante es que el diagnóstico sea perfecto para hacer prevención de cara al futuro», añadió en septiembre la alcaldesa.

Monteserín anunció que el Ayuntamiento realizará «una serie de preguntas sobre algunas cuestiones», que no precisó, a la Confederación Hidrográfica, organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente responsable de la red, y al Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en el Principado de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos