«No hay relación con el rector. En mayo, pedí una reunión con él y ni respondió»

La directora de la Politécnica, Asunción Cámara, en su despacho del campus de Mieres. /
La directora de la Politécnica, Asunción Cámara, en su despacho del campus de Mieres.

«Este campus sigue siendo el gran olvidado de la Universidad de Oviedo. Parece que somos como un grano que molesta»

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Asunción Cámara afronta su tercer curso al frente de la Escuela Politécnica de Mieres. Un centro que, asegura, todavía tiene mucho recorrido por hacer.

¿Cómo ha sido este periodo al frente de la Escuela?

Creo que bueno. Estamos trabajando en aspectos nuevos, como el doble grado, que es uno de los proyectos que ya está en marcha. Hemos renovado la organización, aunque encontramos problemas en la parte de elecciones de grupos por parte de los alumnos. Y estamos realizando mucha promoción del centro.

¿Y el asunto del transporte?

Estamos convencidos de que una limitación grande que tiene la Escuela en la matrícula se debe a este aspecto. Tenemos una mala comunicación con el centro de la región, pero se trata de una guerra perdida. Hemos hablado con el Consorcio de Transportes, con la Universidad, con la directora general de Universidades y, al final, con las cuentas que hacen, dicen que no hay opción de poner transporte alguno en marcha. Pero tenemos capacidad para tener más alumnos y estamos convencidos de que, si nuestra comunicación fuera mejor, aumentarían. En las estadísticas que tenemos del origen de los estudiantes, se ve algo que no pasa en el resto de Asturias, que es que más de la mitad de nuestros matriculados son de las Cuencas mineras. Eso no se produce ni en Gijón ni en Oviedo. Estamos en clara desventaja con el resto de centros de la Universidad de Oviedo. La solución no está en nuestra mano, pero sabemos que es barata y acabaría siendo rentable. Este campus tiene unos medios estupendos, pero le falta empuje para despegar realmente, ya que todavía no lo ha hecho.

¿Cómo realizan la promoción?

Vamos a los centros de Bachiller. Les contamos lo que ofrecemos y les damos información de nuestras carreras, que tienen mucho potencial profesional. Tenemos grados con gran demanda laboral.

¿Habrá departamentos propios en este centro?

Es otro de los problemas que tenemos. Los profesores eligen destino en función de varios criterios. Y los centros que nadie quiere van quedando para el final. Nadie elige Mieres como su primera opción porque todos los departamentos están entre Oviedo y Gijón. Aquí no tenemos. El profesor, por tanto, está mucho mejor en su sede y es una minoría quien apuesta estar aquí a tiempo completo. Por eso, los docentes van y vienen y somos pocos quienes estamos aquí de forma continua. Eso da una sensación de vacío, porque no hay casi nadie en los despachos. Y lo deseable es tener plantilla con profesorado e investigando aquí al cien por cien.

¿Eso tiene solución?

Sí, si la Universidad pone los medios para incentivar al profesor que elige su docencia en un campus con sus desventajas. Eso sería estupendo. Por más que lo hemos comentado, parece que no hay interés en ello.

Ya son varias las peticiones.

Sí. Y entiendo que algunas generarían malestar en otros campus, pero hay que hacer un estudio serio y analizarlo. La Universidad es de todos y todos tenemos que contar con las posibilidades de trabajar en igualdad de condiciones. Aquí hubo una inversión brutal, pero luego el capital humano está descuidado.

Este campus, ¿sigue siendo el gran olvidado de la Universidad?

Sí, lo veo así. Se hacen cosas, pero tengo la sensación de que somos un grano que molesta.

La dispersión de sedes...

Nunca es buena. Tiene su aspecto positivo, que revierte en las localidades en las que se implanta, pero económicamente es más caro de mantener. Se tomó la decisión política de montar este campus y hay que continuarla con todas sus consecuencias. Hay que apostar porque esto funcione.

¿Llama mucho al rector, Vicente Gotor?

No, últimamente no. Llamé una vez, no me respondió y no llamé más.

¿Para qué era?

Para una petición de reunión que no se ha producido. Y la hice en mayo. En estos momentos, no hay relación con el rector. Aunque me siento respaldada en Mieres.

Sin másteres

¿Los másteres?

No los tenemos. A los profesionales, me refiero. Hay uno de Sistemas de Información Geográfica y Teledetección que funciona muy bien. Pero tenemos cuatro ingenierías y no tenemos sus másteres, lo que equivaldría al segundo ciclo de antes. Un graduado nuestro es ingeniero técnico, pero, si estudia el máster, amplía sus competencias. Y sería un aliciente más para los alumnos: hacer el graduado y el máster en el mismo sitio. Somos la única escuela de ingeniería de Asturias que no cuenta con ellos. El de Minas, por ejemplo, se imparte en la escuela de Oviedo. Ahora estamos peleando por el de Caminos.

Es decir: el alumno que quiera completar su formación tiene que salir de Asturias.

Sí.

Gotor lo anunció para este curso.

Sí, pero hay retrasos. Y ahora se espera para el siguiente, para cuando salga la primera promoción del grado. Tienen la obligación moral de sacar este máster adelante.

¿Y con Forestales y Topografía?

Para Minas, está la Escuela de Oviedo. Creemos que se implementará el de Caminos porque tenemos personal para ello. Pero lo vemos más complicado en Forestales, ya que requeriría contratación de profesorado. Por eso estamos negociando con la Universidad de Santiago de Compostela. En el campus de Lugo lo tienen y muestran un gran interés en hacer un máster interuniversitario. Vamos a trabajar ahora con ello, para poder ofrecer un paquete completo. Y a ellos les interesa porque lograr alumnos ahora es una tarea complicada. Nosotros tenemos unos 40 alumnos nuevos, una buena cifra. En Topografía, tenemos un problema porque ha caído mucho la matrícula, ya que se vincula a la obra civil. Pero tiene mucho potencial, con grandes expectativas laborales. Estudiantes nuestros se han ido a empresas punteras a Estados Unidos o Canadá tras ser entrevistados por 'skype'.

Alarma en Minas

Cuando presentó el nuevo doble grado de Ingeniería Civil e Ingeniería de los Recursos Mineros y Energéticos dijo que iba a ser un 'bombazo'. ¿Ha sido así?

Ha tenido una influencia importante en la Ingeniería de los Recursos Mineros y Energéticos. La matrícula de Minas estaba bajando de una forma alarmante, algo incomprensible porque es la titulación que más salidas tiene al mercado laboral. O al menos, más diversas. Pero se asocia a la minería del carbón, en claro receso.

Este campus se creó con la intención de concentrar todos los estudios de Minas.

Desde el punto de vista económico, igual sería la mejor solución. Aunque, desde el punto de vista social, político e histórico, hay otras aristas en las que yo no puedo entrar. Objetivamente, estaría mejor todo aquí, pero se escapa a lo que yo quiera.