Los interinos critican la «destrucción de empleo estable»

E. C. GIJÓN.

La Asociación de Docentes Interinos de Asturias (ADIA) ha comenzado una ronda de contactos con diferentes grupos políticos y sindicatos para transmitirles sus «inquietudes» en este curso académico que acaba de iniciarse. Entre ellas, su convencimiento de que se está «destruyendo empleo estable e indefinido y sustituyéndolo por empleo precario» en la enseñanza asturiana. Su afirmación se basa en las cifras de reducción de plantilla y de adjudicación de plazas a interinos, que han aumentado en este curso. Un incremento «en año electoral» que, a su juicio, «intenta maquillar el paulatino adelgazamiento de plantillas producido durante los últimos años en los centros públicos». La oferta de este año, dicen, «no cubre de lejos las 500 jubilaciones y la desaparición de de más de 600 puestos de plantilla orgánica producidas durante el curso pasado». A eso, «hay que sumar la adjudicación de un elevado número de plazas a media jornada».

Las inquietudes del colectivo pasan también por cambios en el acuerdo de interinos, del que existe una comisión de seguimiento que «ha tomado acuerdos que se extralimitan de sus funciones al modificar éste en algunos apartados». Unos acuerdos, por otra parque, que «la Consejería de Educación no ha hecho públicos».

Según el comunicado que han hecho público, desde ADIA apuntan una preocupación más: que el contrato que la consejería les hace para este curso finalizará el 31 de agosto, en lugar del 11 de septiembre, como venía siendo habitual. La respuesta de la Administración ante este hecho ha sido que el nuevo contrato comenzará el 1 de septiembre, aunque eso deja muchas dudas en el aire, como la situación de los interinos que no consigan plaza en primera convocatoria.