Quejas por los altos precios en la cafetería del nuevo hospital

L. FONSECA GIJÓN.

«Gispasa quiere hacer caja con los pacientes y también con los trabajadores». Este y otros muchos comentarios por el estilo es habitual oírlos desde que abrió el nuevo hospital, en La Cadellada, donde aparcar resulta tan caro como hacerlo en la zona ORA y donde los precios del parking y de otros productos de consumo (agua y café de máquina, por ejemplo) en nada se asemejan a los que había en el viejo hospital, mucho más bajos. El caso es que las tarifas de la cafetería, sobre todo la de los trabajadores, amenaza con crear otro conflicto laboral. La Junta de Personal se hacía eco de este malestar ya el pasado julio, cuando denunció que el menú para los trabajadores pasó de costar 4,85 en la cafetería del viejo hospital a 7,20 en la del nuevo. Otros sindicatos, como el Sicepa, también criticaron el encarecimiento y «la comercialización que ha implantado Gispasa en el HUCA». El último en sumarse a esta proteta ha sido el Sindicato Médico (Simpa): «No es de recibo que para comer en el HUCA, el personal tenga un precio similar al de cualquier cafetería de fuera del hospital». Muchos han optado por acudir a bares cercanos, donde hay menús por 7 euros.