Los estudiantes piden «unidad a la izquierda» para retirar la LOMCE

Una estudiante lee un manifiesto, el miércoles en Gijón. /
Una estudiante lee un manifiesto, el miércoles en Gijón.

La mesa redonda 'Neoliberalismo y Educación' pone fin a la huelga, que los alumnos consideran un «éxito»

E. RODRÍGUEZOVIEDO

Los alumnos de enseñanzas medias y Universidad pusieron fin ayer a tres días de huelga y lo hicieron con una mesa redonda titulada 'Neoliberalismo y Educación', organizada dentro del Foro Social 'Nuestros derechos son reales', en el campus de El Milán, en Oviedo. En ella intervino uno de los portavoces del Sindicato de Estudiantes, Ángel Novoa, quien pidió «unidad a la izquierda para dar un paso más en la lucha y parar las consecuencias de las políticas neoliberales» que, según ejemplificó, se han traducido en que «este curso haya 32.000 profesores menos en España y se hayan suprimido 230 millones de euros en becas. Encima, en Valencia -prosiguió- se está negociando con entidades bancarias la concesión de préstamos que permitan financiar los estudios». Asimismo, añadió, «se quiere recortar la duración de los grados, cuya formación quedará más coja, para aumentar la de los másteres, que son mucho más caros. Por tanto, habrá familias con dos hijos que se verán obligadas a elegir a quién dan formación».

En el debate también intervino la portavoz del sindicato Suatea, Beatriz Quirós, quien aludió a los recortes de la LOMCE, «que están llevando a pasos agigantados a la privatización del sistema educativo». Hizo referencia a las evaluaciones externas de alumnos, profesores y centros, «que hacen ver la escuela como una empresa y su personal, como clientes» y advirtió que «si de los resultados van a depender los fondos que reciba, esa nueva escuela seleccionará a los que tengan buenas notas, por lo que se formarán guetos y se relegará a la escuela pública a ser un servicio asistencial y no un derecho». También habló de la progresiva disminución del PIB en Educación, al pasar de un 5,1% en 2008 a un 3,9% en 2017.

El Sindicato de Estudiantes calificó la huelga de «éxito, pese a las coacciones de las direcciones de algunos institutos, que han intentado confundir con los días de movilización o hacer juicios de valor sobre las decisiones de los estudiantes para secundar la huelga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos