Fernández tacha de «valoración subjetiva» la queja de la Sindicatura

Los auditores lamentaron la «parca» ayuda recibida al investigar el 'caso Renedo'. El presidente regional defiende la mejora en los controles

R. MUÑIZ

La Sindicatura de Cuentas emitió esta semana un informe sobre lo sucedido entre los años 2007 y 2011 en las consejerías de Educación y Administraciones Públicas, las más golpeadas por el 'caso Renedo'. El dictamen considera que en los departamentos hubo «un volumen de gasto, sin cuantificar, sobre el que no existió control en ninguna de las fases del 'iter' contractual». Los auditores no ocultaron cierto malestar ante los «profusos alegatos» que el Principado trató de plantear al informe y que «ciertamente contrastan con la parca actitud sostenida a lo largo de las labores de fiscalización». Tan vehemente era la defensa que hacía la Administración de su trabajo que «esta Sindicatura no alcanza a comprender cómo han podido acontecer los sucesos que han originado la petición de este informe».

El diputado de UPyD, Ignacio Prendes, solicitó ayer al presidente Javier Fernández que explicase a qué obedeció esa «parca actitud». El jefe del Ejecutivo replicó que «parquedad me suena a prudencia y sobriedad». En todo caso señaló que si la Sindicatura «entiende que hay obstrucción y falta de colaboración, tanto su ley como la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas como el Código Penal instan a que se remita a los juzgados».

La Sindicatura no elevó su queja al ámbito judicial, aspecto que el presidente del Principado resaltó para exponer que la misión de los auditores se ciñe a «establecer las cuestiones que no estaban en sintonía con los procedimientos, admitir o no las alegaciones, y hacer recomendaciones. Si por en medio de todo esto hay una valoración subjetiva, me parece que desmerece el informe desde el punto de vista técnico».

«Un agujero negro»

No entendió lo mismo el representante de UPyD, que reprochó a Fernández que «los ciudadanos no quieren más golpes de pecho contra la corrupción, quieren actitud. Y del informe se deduce que hay un agujero negro en dos consejerías que fueron gobernadas con el apoyo del partido del que usted es secretario general».

Fernández opuso al diputado que «si viene aquí de auditor, no nos merecemos tan baja calidad técnica, y si viene de diputado no nos merecemos tan baja calidad política y oportunismo». El informe de la Sindicatura reconoce que después de la etapa investigada, la Administración regional ha adoptado iniciativas que mejoran los controles sobre los contratos menores, negociados sin publicidad y acuerdos marco, cuestión que recordó el presidente del Principado. «Si examina el informe, verá que no cuestiona globalmente a la Administración, sino a actuaciones concretas de dos consejerías antiguas; no supone que aquí no hubiera un control eficiente de la Administración», valoró.