«La desviación de columna afecta más a niñas por factores genéticos y hormonales»

El doctor Rafael González-Díaz, en una consulta. /
El doctor Rafael González-Díaz, en una consulta.

«En Asturias, sufren escoliosis un 3% de los escolares de 12 a 16 años. Hay que sospechar si aparecen alteraciones en los hombros y escápulas»

ELENA RODRÍGUEZ

La empresa asturiana Acuña y Fombona, con sede en Gijón y especializada en tecnología sanitaria, ha reunido en Madrid a expertos internacionales en escoliosis. Esto es, la desviación de la columna. El vicepresidente de la Sociedad Española del Estudio de las Enfermedades del Raquis, Rafael González-Díaz, fue uno de los intervinientes. Fue él quien realizó, hace tres años, la primera operación de escoliosis en España con el sistema Daytona, que distribuye en exclusiva Acuña y Fombona y que ha conseguido «muy buenos resultados tanto en jóvenes como en adultos».

¿Por qué se produce la escoliosis?

Hay varios tipos. Las más conocidas son las llamadas idiopáticas, que aparecen en la infancia y adolescencia, cuyo origen es desconocido. Influyen factores genéticos, hormonales y familiares fundamentalmente. En otros tipos menos frecuentes sí se conoce la causa, como en las congénitas (por anomalías en el desarrollo de las vértebras), las neurológicas o musculares (por trastornos neurológicos o enfermedades musculares) o las que aparecen en patologías específicas. Tampoco tenemos que olvidarnos de que, en ocasiones, la escoliosis del adolescente puede progresar o afectar de forma importante a la calidad de vida de adulto. Sobre todo, en aquellos casos en que aparecen escoliosis degenerativas, que pueden ocasionar dolor o afectación neurológica.

¿Qué procedimientos hay para detectarla?

En la mayoría de los colegios y centros de Primaria se hacen 'screening' (cribados) en niños y, sobre todo, adolescentes. Hay que sospecharlo si aparecen alteraciones en los hombros, escápulas o flancos, o una giba costal cuando el niño se inclina hacia adelante y lo miramos desde atrás (es el llamado 'test de Adams').

¿A cuántos jóvenes afecta en Asturias?

Se estima que afecta a entre el 2% y 3% de los escolares de 12 a 16 años.

¿Cómo evoluciona?

La mayoría de la población estudiada no va a requerir tratamiento, dado que la progresión no será importante. Hay una serie de factores que puede indicarnos que irá a más. Cuanto más joven sea el niño en el diagnóstico, mayor posibilidad de progresión, así como la magnitud de la curva, dobles curvas o una rotación importante.

¿Por qué afecta más a las mujeres?

Afecta más a las niñas, en una proporción de cuatro a uno respecto a los niños. Probablemente por los determinantes genéticos y hormonales descritos.

Una vez diagnosticada, ¿qué se puede hacer?

Los estudios epidemiológicos nos dicen que solo el 10% de los pacientes con escoliosis van a requerir algún tipo de tratamiento (corsés o cirugía). En general, para curvas menores de 20 grados se realiza vigilancia y observación y, si la curva progresa por encima de los 25 y 30 grados en niños con potencial de crecimiento, se deben tratar con un corsé adecuado.

¿Cuándo se aconseja la operación?

Solo si la curva pasa de 45 o 50 grados está indicada la cirugía, aunque depende de otros factores como el equilibrio del tronco, la estética o la posibilidad de progresión. Generalmente, la cirugía se realiza cerca del final del crecimiento o cuando éste ha terminado, salvo en casos de escoliosis muy agresivas que pueden precisar una intervención antes de este tiempo.

Sistema con marca gijonesa

¿Cuántos de los jóvenes afectados en Asturias tienen que ser intervenidos?

No más del 5% de los casos.

¿Cómo es la operación?

Consiste en la corrección de la deformidad con implantes anclados en lugares estratégicos para conseguir la corrección y que ésta se mantenga en el tiempo, utilizando igualmente injerto óseo para conseguir una fusión de la zona definitiva.

El sistema Daytona se puso en marcha hace tres años. ¿Cómo nació?

Es fruto del diseño del doctor Raymund Woo, de Orlando (Florida) y está basado en los últimos criterios para conseguir correcciones adecuadas de manera más eficiente.

¿En qué consiste? ¿Puede explicarlo gráficamente?

Consiste en la colocación de tornillos en los extremos de la curva y en el centro que, unidos mediante unas barras premoldeadas adaptadas a la fisiología de la columna, permiten corregir la deformidad y mediante conexiones en los extremos y en el centro corrigen la rotación vertebral de manera muy eficaz. En consecuencia, mejora la estética y el equilibrio de los pacientes con menos gestos y menos agresivos.

¿Qué ventajas tiene?

Fundamentalmente, la corrección eficiente de la deformidad en tres planos, la necesidad de utilizar menos implantes que con otras técnicas y la facilidad de uso de estos, lo que minimiza el tiempo quirúrgico, el sangrado y facilita la recuperación del paciente.

¿A cuántos jóvenes se les ha aplicado ya?

En España, a unos cien pacientes.

¿Porcentaje de éxito?

La corrección de la deformidad ha sido muy eficiente en todos los casos, sin complicaciones relacionadas con la técnica.

¿Se usa en Asturias? ¿En cuántos hospitales del país?

Aunque la primera cirugía fue hace ya más de tres años, el sistema aún está en fase de implantación en las diferentes regiones. Hay algunos hospitales en Madrid, Castilla-León, País Vasco o Valencia en los que ya se utiliza regularmente, pero en Asturias y otras zonas no se usa o solo puntualmente.

¿Qué importancia tiene actuar de jóvenes?

Lógicamente, se indica la cirugía porque una deformidad mayor de los grados descritos creará problemas en la edad adulta: dolor, complicaciones neurológicas en algunos casos y la progresión de la deformidad. Los adultos consultan no tanto por la deformidad, sino por dolor o, como le decía, complicaciones neurológicas derivadas de irritación de las raíces nerviosas o estenosis (estrechez) del canal lumbar. En estos casos, la escoliosis puede ser una evolución de la del adolescente no tratada o bien escoliosis de nueva aparición que, fundamentalmente, son degenerativas, asociadas a la artrosis vertebral. Con el sistema Daytona hemos intervenido a 150 pacientes.