«Estamos logrando que el 46% de los pacientes deje de fumar»

Jesús Carlos Gómez, ayer, en el Colegio de Farmacéuticos. /
Jesús Carlos Gómez, ayer, en el Colegio de Farmacéuticos.

Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria

A. VILLACORTAOVIEDO

Sesenta farmacéuticos de toda la región participaron ayer en el taller denominado 'Abordaje integral de la cesación tabáquica', organizado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Asturias en colaboración con la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC). Su presidente, Jesús Gómez, fue el encargado de darles las pautas de un programa que comenzó el año pasado y que consta de formación online, talleres presenciales y el registro de casos clínicos. En total, en él participan más de mil farmacéuticos de toda España, de los que más de un centenar ya han concluido el programa con éxito y tienen un certificado que los convierte en agentes anti-tabaco en sus farmacias.

Murciano criado en Barcelona. ¿Le crea conflictos nacionalistas?

Pertenezco al grupo de catalanes y españoles, de los que nos sentimos las dos cosas. Y somos mayoría.

Le trae a Asturias el tabaco.

El proyecto CESAR, de Cesación Tabáquica, con el que formamos a los farmacéuticos con los últimos avances para ayudar al fumador a dejar de fumar. Hacemos que el paciente -porque el fumador es un paciente crónico- consiga dejar el tabaco. Ese es el gran objetivo porque tiene un impacto en salud y económico tremendo.

¿Qué tipo de abordaje proponen?

El farmacológico es una parte, pero luego tienes que enseñarle al paciente a disociar, a separar el hecho de fumar de otras cosas como 'es que me tomo un café', 'es que socialmente me va bien', 'es que controlo los nervios cuando estoy trabajando', 'es que me permite relajarme', 'es que fumo con el desayuno'... Todos esos hábitos hay que quitarlos. Hay estrategias para lograrlo y para que vean lo que están dejando de ganar por fumar.

Tienen los primeros resultados.

Sí. En estos momentos, 200 farmacéuticos de toda España han registrado más de 400 casos clínicos con CESAR y, de los pacientes que acudieron a la farmacia y que participaron en el programa, el 46% sigue sin fumar a los seis meses. Estamos consiguiendo muy buenos resultados y esto se extenderá como el aceite. Los farmacéuticos somos una pata más del sistema de salud que hay que aprovechar y, en estos momentos, no está siendo totalmente aprovechado.

Ni siquiera la ley anti-tabaco ha conseguido grandes descensos.

En España, el ingreso son alrededor de 10.000 millones de euros anuales por impuestos del tabaco. Es muy difícil luchar contra eso. Pero, si miramos a nuestro entorno, cada vez conocemos a menos gente que fuma y a más que se plantea dejarlo.

Es usted un optimista.

Es que es una gran satisfacción. Podría contar tantas anécdotas que no terminaría. Ahora me viene a la cabeza una mujer. Su marido, con un cáncer de próstata, dejó de fumar a la segunda tentativa y ella no se lo había planteado, pero va a ser abuela y mañana (por hoy) hemos definido el Día D, el día para dejarlo.

Es curioso que, según distintos estudios, el miedo a engordar todavía disuada a muchos de intentarlo.

Puede pasar. Hay que pensar que el tabaco ayuda a estimular el metabolismo, a quemar grasas, pero es otro servicio que estamos desarrollando en las farmacias: en de la intervención nutricional. Lo que tienen que hacer es estar tranquilos. Lo más importante es que dejen de fumar y, a partir de ahí, hay estrategias y ayudas para que el peso no se dispare.

Cigarrillo electrónico.

Como método para dejar de fumar, no sirve. Si quieres romper el hábito, no es la manera, porque estás haciendo el mismo gesto que el de fumar. Y, además, ya se han descrito enfermedades derivadas de él.

Los farmacéuticos se quejan mucho últimamente. ¿Es para tanto?

Lo que le hace falta al sistema sanitario en particular y al farmacéutico en particular es estabilidad y no la tenemos. Cuando la presión se convierte en amenaza, no puedes trabajar y así es cómo nos sentimos muchos farmacéuticos. Aprovecho para decir que a cualquier político que se plantee sacar medicamentos de las farmacias, cualquier tipo de liberalización, hay que destituirlo inmediatamente, porque el riesgo para la población sería tremendo. En Estados Unidos, por ejemplo, puedes acceder a los medicamentos como quien accede a un arma. Puedes estar tomándote un protector de estómago y, a lo mejor, estar enmascarando una úlcera o una hernia de hiato.

Los recortes en investigación.

Formamos a gente muy buena que luego se marcha fuera a desarrollar lo que aprendió en España. Tenemos un sistema sanitario muy bueno, con unos profesionales que son su mayor recurso, y no somos conscientes. Intentemos que se quedan aquí. Vendamos la salud que tenemos. Que nos la compren. Hay mucha gente que viene aquí a operarse. Pero no intentemos cambiar lo que funciona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos