Dimite la directora general de FP por problemas internos en la consejería

Sara Álvarez, en Gijón, en una reunión con directores de centros educativos. /
Sara Álvarez, en Gijón, en una reunión con directores de centros educativos.

Educación esgrime motivos personales mientras que los sindicatos hablan de discrepancias con la jefa de Inspección

E. RODRÍGUEZOVIEDO

Motivos personales. Eso es lo que ha esgrimido la Consejería de Educación para explicar la dimisión de la directora general de Formación Profesional, Desarrollo Curricular e Innovación Educativa del Principado, Sara Álvarez Morán, que acaba de cesar a petición propia, decisión que fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Principado (BOPA). Una marcha que, sin embargo, fuentes sindicales atribuyen a «discrepancias internas» en el seno del departamento que dirige Ana González.

Sara Álvarez (nacida en San Vicente, Salas, 1962) es licenciada en Ciencias Matemáticas y, hasta su nombramiento, ejercía como profesora de esa asignatura en el Instituto de Educación Secundaria Escultor Juan de Villanueva, de Pola de Siero, aunque no era una cara nueva en la Administración, ya que había sido coordinadora de Estudios de Evaluación y Calidad entre 2005 y 2009 de la entonces Consejería de Educación y Ciencia. Asimismo, en su currículum también figuraba haber impartido formación al profesorado en centros educativos de nueve comunidades autónomas, además de formar parte del Departamento de Estadística, Investigación Operativa y Didáctica de las Matemáticas de la Universidad de Oviedo.

Email a sus compañeros

El cese de Álvarez Morán se produce pocos días después del inicio de la FP Dual en Asturias, que también ha estrenado este curso la Formación Profesional Básica, y, según explicaron fuentes de Educación, «aún no hay una decisión tomada sobre su sustituto o sustituta» ni una fecha estimada para su nombramiento. La hasta ahora directora general de Formación Profesional, Desarrollo Curricular e Innovación Educativa había vuelto a la consejería en 2011 y los sindicatos hablan de discrepancias con otros miembros del organigrama. En concreto, con Dolores Guerra, jefa de Inspección y responsable de Educación en la Federación Socialista Asturiana, con que la unía una relación de amistad.

Las organizaciones sindicales lamentaron ayer el cese de «una persona muy trabajadora y muy competente que, además de echar muchas horas en la consejería, era también muy dinámica y muy tolerante». Las centrales valoran especialmente el acuerdo alcanzado sobre la orientación educativa a principios de este año -concitó el consenso de SUATEA, ANPE, UGT y CC OO- y que suponía 35 puestos de trabajo. Un pacto que, según recordaron, aún no ha sido publicado y, por tanto, entrado en vigor.

Según pudo saber EL COMERCIO, Sara Álvarez se despidió ayer por la mañana de sus compañeros del Consejo de Asturias de Formación Profesional con un cariñoso email. «Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos... Caminos, en mi caso, para intentar mejorar la Educación. Precisamente, mejorar la educación ha sido, es y será siempre uno de nuestros objetivos comunes estemos donde estemos... Os aseguro -añadía- que ha sido un placer el que lo hayamos compartido juntos en determinados momentos. Además, tengo la tremenda suerte de llevarme de esta etapa lo más valioso de la vida: ¡muy buenos amigos y amigas! ¡Muchísimas gracias por todo, por ser y estar!». Al parecer, Álvarez se incorporará en enero a su plaza de profesora de Matemáticas en el IES Escultor Juan de Villanueva de Pola de Siero.