«Los anticonceptivos orales y el DIU dan una seguridad falsa contra el sida»

Victoriano Cárcaba, en el programa 'La Lupa'. /
Victoriano Cárcaba, en el programa 'La Lupa'.

El jefe de Medicina Interna del HUCA afirma en Canal 10 que «se ha bajado la guardia» sobre el contagio y ve la vacuna «como una quimera lejana»

E. RODRÍGUEZGIJÓN

El director del Área de Gestión Clínica de Medicina Interna del HUCA y primer médico en diagnosticar un caso de sida en Asturias, Victoriano Cárcaba, advirtió ayer de que la ciudadanía «ha bajado la guardia en el miedo al contagio del VIH», una infección letal en todos los casos hace quince años para la que hoy existe tratamiento, aunque, subrayó, «no se puede olvidar que es una enfermedad crónica de por vida, grave, que no se cura y cuya medicación tiene efectos secundarios». Según apuntó, en Asturias hay 2.000 personas en tratamiento (hubo 57 nuevos casos en 2013), pero hay un 30% de portadores que lo desconoce. El 77% de las nuevas infecciones corresponde a hombres de entre 35 y 44 años y la principal vía es la transmisión sexual.

Cárcaba, que fue entrevistado en el programa 'La lupa' de Canal 10, lamentó la «insuficiente» educación sexual que hay: «Dirán que sí, pero no. Se enseña anatomía, fisiología del cuerpo humano... Y hay que decir que sin una buena educación sexual no puede haber una buena educación sobre la prevención de los riesgos de las infecciones de transmisión sexual». Desde su punto de vista, «ésta debería empezar en la adolescencia y debería ser continuada y permanente».

Añadió que el uso del preservativo entre los jóvenes «está más enfocado a evitar embarazos no deseados que infecciones de transmisión sexual», y señaló que «los anticonceptivos orales y el DIU generan una seguridad correcta en la prevención de embarazos, pero muy falsa en los riesgos de este tipo de enfermedades». Dentro del mundo de la prostitución, apuntó que la utilización del condón no ha calado suficiente. «Sí entre ellas, pero no entre los clientes, y demuestran una cultura sanitaria ínfima. Por lo tanto, ambos corren un riesgo insuficiente y es muy posible que se pudiera vencer la barrera del preservativo con dinero».

Con respecto a las nuevas terapias, afirmó que hay casos que han mostrado futuras líneas de tratamiento, pero no hay curaciones completas. «La carga viral ha vuelto a rebotar y no somos capaces de erradicar la enfermedad con los medios de los que disponemos. El virus anida en lo que los médicos llamamos 'santuarios', refugios como los tejidos linfáticos, las meninges, el sistema nervioso o las glándulas genitales. La medicación es capaz de controlar su proliferación en todo el organismo, menos en estas zonas».

En alusión a la vacuna contra el sida, apuntó que «la expectativa es continua. Siempre se oye decir: 'quedan cinco años...' y luego seguimos igual. El virus del sida muta muchísimo y, aunque hay avances alentadores, no tienen visos de transformarse en una vacuna clásica -me vacuno para no tener la infección-. Es una quimera muy lejana. Es probable que llegue antes el tratamiento antirretroviral para eliminar el virus del organismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos