El colectivo 'NoGracias' pide a Sanidad que prohíba los regalos de las farmacéuticas

Patricio Suárez, Marisa Nicieza y Carlos Ponte, de la plataforma 'NoGracias', ayer, en el encuentro con los medios./
Patricio Suárez, Marisa Nicieza y Carlos Ponte, de la plataforma 'NoGracias', ayer, en el encuentro con los medios.

Afirma que hay sesiones clínicas que acaban en ágapes o grandes comidas, y que la industria campa a sus anchas en los centros

L. FONSECA

Sesiones clínicas en hospitales y centros de salud que acaban en ágapes o grandes comidas; regalos en las consultas o cursos de formación médica con todos los gastos pagados, incluido el ocio. Estas y otras muchas conductas de marketing de la industria farmacéutica, tendentes a 'vender' su producto, han estado y siguen estando muy presentes en los centros sanitarios del Principado. La plataforma 'NoGracias', una entidad en la que confluyen profesionales sanitarios de diferente procedencia y que apuesta por la transparencia en la información, alertó sobre «la nada saludable relación» entre la Administración y las farmacéuticas y anunció que solicitará a la Consejería de Sanidad que regule la cooperación entre ambas partes y que prohíba regalos o comidas sufragadas por laboratorios, entre otras muchas cosas.

Miembros de este colectivo, los médicos Patricio Suárez y Carlos Ponte y la farmacéutica Marisa Nicieza, señalaron que la consejería deja mucho que desear en la aplicación del llamado 'conflicto de intereses', una declaración a la que deberían estar obligados aquellos profesionales que mantengan una relación con las farmacéuticas. Asimismo, acusaron a Sanidad de delegar funciones y permitir a los laboratorios 'adueñarse' de la formación de los profesionales.

Los tres fueron especialmente críticos con la celebración de un congreso médico los días 26 y 27 de noviembre en Avilés, bajo el paraguas del Servicio de Salud y «donde se ocultó la participación de la industria farmacéutica». También afearon la asistencia del consejero de Sanidad a una conferencia financiada por la Fundación Bamberg. Finalmente, exigieron conocer la composición del Comité de Ética de Investigación del Principado, constituido este año.