«La calidad se consigue con ratios más adecuadas», dicen las educadoras

O. E. GIJÓN.

La Asociación de Escuelas Infantiles Públicas de 0 a 3 años de Asturias ha analizado el currículo de este ciclo, que no acaba de convencerles. Si bien consideran positivo el propio hecho de regular los contenidos, creen que hay varias contradicciones. Como que el Principado asuma que es un ciclo educativo como los demás, pero que la red de escuelas vaya a ser gestionada por un consorcio y no por la consejería.

Además, consideran que algunos de los objetivos que se marcan en el currículo no se pueden conseguir con los actuales medios de las escuelas. Hay argumentos que «plasmados sobre el papel, nos gustan, pero que no se corresponden con las intenciones o intereses de la Consejería de Educación». Y prosiguen en su análisis: «La calidad en los entornos educativos se consigue con ratios más adecuadas y con la presencia de la pareja pedagógica en las aulas». Aseguran que la equidad, de la que habla el texto del Principado, «como garante de la prevención y compensación de las desigualdades solo es posible creando escuelas públicas y gratuitas».

El currículo habla de la atención a la diversidad y del respeto a la individualidad, pero las medidas en este sentido «son insuficientes», ya que no existe personal técnico específico» y porque «hay muchos tiempos donde solo hay una educadora a cargo de todo el grupo». La asociación aboga por «desarrollar una política educativa en la que los niños de 0 a 3 años tengan los mismos derechos que el resto de niños de otros niveles educativos».