Una escuela para descubrir el mundo

Niños jugando en la escuela de 0 a 3 años de Les Xanes, en Mieres, que en junio celebró su décimo aniversario./
Niños jugando en la escuela de 0 a 3 años de Les Xanes, en Mieres, que en junio celebró su décimo aniversario.

El currículo de la Consejería de Educación incluye tres áreas básicas de trabajo: autonomía personal, conocimiento del entorno y lenguaje

OLGA ESTEBAN

Las escuelas de 0 a 3 años son precisamente eso, escuelas. Y, como tal, deben tener contenidos y objetivos educativos. Si desde las administraciones públicas se regula lo que se debe aprender en las etapas obligatorias, casi más importante lo es en el ciclo de Infantil, porque «la educación que reciben los niños y las niñas en sus primeros años de vida es un factor decisivo para su posterior desarrollo integral como personas». Como tal lo trata la Consejería de Educación que, por primera vez, regula sus contenidos educativos mediante el currículo del primer ciclo de Educación Infantil. Es decir, marca lo que los pequeños de 0 a 3 años deben aprender. Y todo, en medio del debate sobre la futura organización de estas escuelas (64 en toda Asturias, con 522 trabajadores y 3.300 matriculados) mediante un consorcio.

El texto se aprobó en diciembre y ha entrado en vigor con el inicio del año. Contempla que, en buena parte a través del juego y siempre en cooperación con las familias, los más pequeños de la comunidad educativa deben aprender en ese ciclo una serie de cuestiones básicas (su cuerpo, su relación con el entorno y con los demás, reconocer sus necesidades y saber pedirlas, identificar y expresar sus sentimientos, reconocer los tipos de lenguaje y prepararse para su paso a Educación Primaria). Estas son sus líneas generales. Cada uno de los bloques incluye criterios que sirvan a los educadores para evaluar el progreso del alumnado.

Derecho a la educación

Una etapa educativa como las demás

La primera consecuencia de la aprobación del currículo es que, oficialmente, la de 0 a 3 es considerada como una etapa educativa. De hecho, el texto de la consejería habla de Infantil como una etapa «única, organizada en dos ciclos», el de 0 a 3 y el de 3 a 6. La Asociación de Escuelas Infantiles Públicas de 0 a 3 años de Asturias (AEIPA, formada principalmente por educadoras), se felicitan por este motivo y porque se determina que son «los poderes públicos los garantes del derecho a la educación». A partir de aquí empiezan los 'peros'. Porque AEIPA entiende que «la única forma de garantizar este derecho es apostar por la integración del primer ciclo de Infantil en la Consejería de Educación», algo que no es así.

Salud, higiene y descanso

Conocimiento de su propia persona y autonomía

El currículo de la etapa de 0 a 3 persigue que los escolares más pequeños logren «un desarrollo integral, armónico y global de la persona en los distintos planos: físico, motriz, emocional, afectivo, social y cognitivo». Y, para ello, divide los contenidos en tres grandes ejes. El primero es el conocimiento de su propia persona y autonomía personal. Porque «durante los dos primeros años de vida los niños y las niñas pasan de una dependencia total a una relativa independencia», y tienen que aprender a hacerlo. Tienen que acostumbrarse a los hábitos de salud, higiene, alimentación y descanso. Y tienen que enfrentarse al gran paso de dejar el pañal.

Vivir en grupo

Conocimiento del entorno

El segundo gran bloque del currículo del 0 a 3 es el que establece la forma en que los pequeños deben conocer el medio «físico, natural, social y cultural que les permitirá descubrir, explorar e identificar todo aquello que configura su realidad». Se incluye en este capítulo el respeto por ese entorno, el reciclaje y la reutilización. Deben aprender a vivir en grupo, con lo que supone de positivo y también de «renuncia». Es decir, los pequeños deben afrontar sus primeras «pequeñas frustraciones» de la vida y aprender a superar las dificultades y los problemas.

Las primeras palabras

Comunicación y representación del lenguaje

Tercer bloque de los contenidos educativos. El objetivo es que los pequeños «comprendan y utilicen, progresivamente, el lenguaje oral u otras formas de representación para comunicarse». Se incluyen el lenguaje verbal, el plástico, el musical, el corporal, el audiovisual y el de las tecnologías de la información y la comunicación. Contempla, por supuesto, el primer acercamiento a la literatura infantil, la experimentación con la pintura, el dibujo y el modelado, el uso de canciones y rimas, el uso de gestos y movimientos sencillos para la expresión... Durante esta etapa deben aprender las primeras palabras, desarrollar el interés por participar en conversaciones...

Humanizar el entorno

Características de los centros

Además de los contenidos, el currículo establece también las características que deben tener las escuelas de 0 a 3 años y la relación de los educadores con los pequeños. Aboga por la «humanización» de tiempos y espacios, por «garantizar la atención individualizada», por posibilitar que cada niño y niña «sea único y diferente», en hacer del propio ambiente de la escuela un «agente educativo de primer orden»... El texto habla también de la importancia del juego, de la correcta atención a la diversidad en el aula, del primordial trabajo del personal educativo, de la cooperación con las familias y de la necesidad de ofrecer un «con contexto seguro, grato y satisfactorio», donde «el tiempo de jugar, aprender y vivir no está separado».