Pacientes con paraguas en el HUCA

Pacientes con paraguas en el HUCA

La falta de techo en la zona por la que acceden los traslados complica el trabajo en días de lluvia. Improvisan una sala para las esperas

LAURA FONSECAGijón

La lluvia complicó ayer el trabajo en el nuevo HUCA. A la reaparición de las ya famosas goteras en la zona del atrio se sumó la necesidad de tener que echar mano de los paraguas para que los pacientes que llegaban al hospital en sillas de rueda o camillas no se mojaran. Esta situación se repite los días de lluvia porque la zona designada por el hospital para los pacientes que vienen a consulta o tratamiento en ambulancia carece de techo. Se trata de la entrada a docencia, ubicada en la parte trasera del edificio de consultas externas. Es un área que está a la intemperie, lo que provoca que los enfermos, en días como los de ayer, se acaben mojando. Los celadores de La Cadellada se afanan por evitar que los pacientes acaben siendo presa de la lluvia, pero «cuando llegan en camilla, es imposible, se acaban mojando hagas lo que hagas para evitarlo», señalan.

Tal deficiencia ya ha sido puesta de manifiesto por la Junta de Personal ante la dirección del hospital que se ha comprometido a solucionar el problema. El HUCA proyecta reformar la entrada lo que obligará a hacer obras para retirar la pequeña zona verde que hay en la actualidad y crear en su lugar un área de acceso techada.

Asimismo, los celadores tuvieron ayer que improvisar una sala de espera para que los enfermos no tuvieran que aguardar a la intemperie por la llegada de su transporte. «Les hicieron lugar en una zona donde solemos guardar las sillas de rueda y que también hace de estancia para el personal», señalaron desde el Sicepa.

Pacientes en los pasillos

Y mientras esto ocurría en la zona de entrada y salida de los enfermos trasladados en ambulancia, en las urgencias la situación no era mucho mejor. La gripe sigue saturando el hospital y la planta de apoyo abierta en el Monte Naranco permanece al cien por cien de ocupación. Ayer se podía ver camas en los pasillos de urgencias (dos y tres enfermos) a la espera de poder subir a planta.

 

Fotos

Vídeos